-------------------- El Viajero ----------------

Nacido en Pamplona, capital del viejo Reyno de Navarra. Con 25 años, para algunos muy tarde para algunos muy pronto... decidí varias cosas: Me encontraba inmerso en un estilo de vida que no me satisfacía plenamente, ya que daba igual que tuviera 25 años o que tuviera 50, iba a seguir haciendo lo mismo, y con lo mismo para contar cada día. Así, que empaque la mochila ... y partí un día 6 de octubre de 2005 hacia Buenos Aires, donde empecé algo... que no se cuando acabará. Mi objetivo principal es VIVIR, y a la vez, sentirme vivo. Viajar... una forma de vida. No consiste en llegar a un lugar, sino disfrutar de cada segundo del camino, cada lugar, cada persona, cada grano de tierra, cada atardecer como si fuera el último y el más lindo... Y en eso consiste mi viaje, no llegar a ninguna parte... vivir viajando; al fin y al cabo, VIVIR. Y desde aquel momento, me considero la persona más feliz del mundo, con una riqueza inmaterial que nadie me puede quitar y nadie puede comprar, que no depende de nadie. Como una vez leí, las cosas verdaderamente buenas de la vida, no son cosas ni tienen valor. Aprendo, vivo y disfruto; entonces ¿por qué parar de viajar?
jotikass@gmail.com

miércoles, enero 18, 2006

Primera quincena de Enero

Salí de Uruguay sin gran problema, y con la sonrisa como pasaporte, que me facilitó que la funcinonaria de turno, no pusiera pegas en sellarme la entrada y salida del Uruguay a la vez en el Pasaporte (el de verdad). Así, tras cruzar la frontera (que ese día no estaba cortada por protestas), continué mi viaje hacia el río Paraná bajo un calor mortal.

Festival Nacional de Folclore y Jineteada (4 y 5 de enero)

Así, llegué a Diamante, donde una chica del lugar, Sole, me había invitado a ir. Diamantes había pocos, pero polvo blanco (de tierra, jeje) por todos los lados, de tal manera que por momentos se hacía complicado respirar. Conocí a sus padres, maravillosos y muy acogedores (su padre Mageno era una joda contínua), su hermana, su tío Aldo (con el que se podía charlar de muchísimas cosas, y ninguna de ellas aprendidas en la escuela).

En Diamante se celebra el Festival Nacional de Folclore y Jineteada. Todo ello celebrado en un gran recinto lleno de gente (la mayoría ataviada con el traje gaucho:sombrero, bombachas, botas, ...). Alrededor del recinto, muchos puestos de comida (esa carne con cuero que me comí... mmm!) y muchas cosas a la venta. De echo llevo una herradura (pequeña!!! jeje) en el cuello; regalo de Soledad.

1.Jineteada.2.El vasco de Santa Fe (cara de vasco, que no?)

El Festival en sí, curioso. El folclore era diferente según el grupo que participaba, pero en general me gustó. Y el acto estrella, la jineteada. Hay 2 estilos, con estribos y sin nada, agarrándose a las crines. Consiste en que se suben al caballo "salvaje", que está atado a un palo, y se sueltan, debiendo mantenerse sobre el caballo un deteminado tiempo (8"-5" según el estilo). Durante esee tiempo tienen que, además de aguantar arriba, "dar espectáculo"; o sea, hacer que el caballo se ponga a dos patas, o hacer caer al caballo y levantarse posteriormente sin perder la compostura sobre él (lo que más vale).... Todo ello, está acompañado por dos "payadores", que serían como dos bertsolaris, o sea, dos personas que con la misma musiquilla todo el rato van amenizando la velada con versos improvisados. Algunos eran muy buenos, aunque 3 horas oyendo la misma melodía... gravé algún video interesante!!!

Lo pasé bárbaro en mi primer día del festival. Tanto es así, que decidí quedarme un día día más, con Sole y una gente de Santa Fé (uno de ellos, "el vasco", de ascendencia vasca... y fisonomía también!!!). Sobre la jineteada.... ya tango argumentos para rebatir que en España se maltratan a los animales...

Encuentro Nacional de Mochileros, en San Miguel de los Ríos (7-12 enero)

De Diamante, me dirigí hacia las Sierras Cordobesas. El viaje fue muy duro por el calor. A dedo... tuve que pasar la noche en comisaría (acampando en el jardín, eh?? jeje). Y en bus... hubo un motín a bordo, ya que el Aire Acondicionado no funcionaba y el calor era terrible. Ni os lo imaginais!!!

1.Fogón y malabares con fuego.2.Posando ante la pancarta

Y por fin llegué al último pueblo habitando, Yacanto; y de ahí unos 6 kms de camino de tierra para llegar al lugar del encuentro de mochilero organizado por los chicos de www.autostopargentina.com.ar, el camping de Pipo. El lugar estaba metido entre montañas, al lado de un arroyo y rodeado de bosques (con muchos árboles quemados debido a la inteligencia humana). No tenía luz eléctrica, ni teléfono, ni cobertura... Idílico. Y la gente? No llegué de los primero, pero tampoco de los últimos; y ahí encontré algunas peronas ya conocidas durante mi tiempo de viaje; y muchos otras otras no conocidas hasta ese momento. Pero tanto unas como otras, tanto las que llegaron antes como después, toda la gente, me trató desde el principio como si me conocieran desde toda la vida. Gente increible. No solo conmigo, todos con todos... siempre había un buen amigo cerca.

Atardecer y anochecer en San Miguel

Estuvimos desde el día 7 hasta el día 11. Caminando por el río, charlando, tomando mate, vino, cerveza, ... y muchas guitarreadas. Y a las noches, grandes fogones con todos sentados alrededor, entre risas y cantos, hasta altas horas.

Estábamos unas 40 personas, de distintas regiones e incluso países, con diferentes gustos, tendencias, pensamieento... y todos éramos uno. Era un mundo ideal. Y yo, tras recorrer 11.000 kms en avión, otros tanto por tierra... encontré un lugar en el que me sentía como en casa; mejor incluso, con 40 hermanos de los que no me quería separar. Unos días inolvidables con una gente inolvidable.

Todo el grupo (los que fuimos quedando)

Entre lo que hicimos durante el encuentro, regalamos un telescopio a la escuela del pueblo, comimos mucho (asado incluido, obvio!), títeres, zancos, malabares con fuegos, ... y yo conocía un tipo de ahí cerca que que era vasco, de un pueblo cercano a Tolosa. El hombre, todo un tipo, llevaba en Argentina desde el 49, y se autodenominaba anarkista y tirabombas. Dueño de una hostería que había heredado ahora su hijo, ésta estaba llena de ikurriñas y simbología y carteles vascos. Pero lo que más me llamó la atención, aparte de la txapela que nunca se quitaba, fue el gran acento vasco que tenía. Ni Otegi!!!! No había perdido su acento!!! Tampoco había perdido la hospitalidad vasca, ya que al verme llegar y comenzar hablar en euskera conmigo, le faltó tiempo para empezar a regalarme nueces, almendras, y alubias rojas de Tolosa (las mejores, ya sabeis!! jeje). Un tipo peculiar, con carácter,... y muy vasco; y amante de lo vasco (y alrededores).

Encuentro en San Marcos Sierra (13-18 enero)

De San Miguel de los Ríos, el objetivo era llegar a San Marcos Sierra; al norte de la provincia de Córdoba, también entre sierras; y a 200 kms del lugar en que estábamos.

El camino fue muy muy muy muy duro. Primero, porque el dedo era difícil; y segundo y fundamentalmente, porque cayó la tormenta del siglo. Viento y mucha mucha mucha agua, que nos impulsó a tomar un autobús para hacer la distancia. SIn embargo, tampoco era facil viajar en autobús, ya que había agua por todos los lados, calles inundadas, el bus "se iba" por culpa del agua... vaya tormentón!!!

1.Imagen del tormentón.

Y tras la tempestad se calmó y al día siguiente llegamos a San Marcos Sierra. Un pueblo pequeñito, con un aire muy mochilero. Por todos los lados había gente con mochilas. El lugar tenía muy buen ambiente, se veía la buena onda, y con mucha artista y artesano. También situado entre montañas, con arroyos,... y cerca, a 4 kms, un río (el río Quilpo) con ollas profundas, a las que se podía saltar desde piedras de hasta 8 metros... (jejeje).

1.Río Quilpo.2.Un salto pequeño

Paramos en un camping totalmente salvaje (así lo pagábamos también), en el que el río era fundamental para bañarse, lavar ropa, platos y para beber agua. El lugar magnífico, y con quién compartirlo?? Pues con gente magnífica, es decir, con muchos d elos 40 que habían estado en el otro lugar. Y así fue, como disftruté nuevamente de charlas, mates, cervezas, vinos, asados, ... y muy buena onda. Todo increíble, incluso la tormenta que nos cayó. Una gran tormenta de rayos, agua y mucho mucho mucho viento. Mi carpa, gracias a que hice una pequeña zanjita alrededor, fue la única que no se inundó. Pero el agua no fue lo peor... fue el viento. Un aire impresionante. Me impidió dormir en toda l a noche, porque la pasé agarrando las paredes de la carpa por miedo a que se quebrasen las varillas con semejante huracán. Con los gritos de las otras carpas, muichos de ellos de coña... muchos otros de desesperación... me dí cuenta que no era el único que lo estaba pasando despierto. Yo esperaba que llegase la calma... pero no llegaba, y así vi amanecer, todavía agarrado a las paredes de la carpa.

Durante la noche, tuve que salir a clavar los tacos, ya que tenía la carpa totalmente pegada a la cara y a merced del aire y el agua. Al salir... ví el caos. Carpas rotas, carpas volando, todo encharcado, gente durmiendo en los baños al cobijo del aire y el agua... el caos. Enganché las estacas sueltas, reforcé la zanja y volví a meterme a la carpa, que seguía en pie y no podía abandonarla, ya que es mi única casa en estos momentos.

Cuando finalmente llegó la deseada calma, el cansancio no fue suficiente para desmoralizarnos, y disfrutando del caos reinante, todos juntos fuimos arriba. Lo primero en hacer?? Buscar el termo y la yerba entre el barrizal para tomar unos mates y comentar la noche. MIentras, alguno seguía durmiendo entre el agua del suelo de la carpa... dantesco!! Yo la verdad, no pasé miedo por mi integridad física como pasé en la otra tormenta que me tocó en diciembre en La Paz, pero pasé mucho miedo por la integridad de la carpa, ya que dudé que pudiera aguantar tanto aire. Tantísimo aire. La verdad que me sentí en un huracán... que azotaba sin parar, y cuando paraba de soplar, mi único pensamiento era: "bueno, esto significa que estoy en el ojo del huracán, pequeñá calma, y enseguida empezará de nuevo". Y sí, empezaba de nuevo, pero no paraba nunca!!!

Me encantó.

5 comentarios:

  1. Anónimo8:03 a. m.

    Jotas, vaya aventurillas. Pero tú tranquilo por los huracanes esos. Mala hierba nunca muere... je je je. Te echamos de menos tio.

    Un abrazo,

    Javi Lucia

    ResponderEliminar
  2. Aupa Jotas!!!!

    Eres el puto amo. Nunca te has planteado hacerte escritor???? Espero que todo esto lo plasmes entre dos pastas porque, sinceramente, cuando leo tus relatos siento estar viviendolos yo en mi propio pellejo. Animo, sigue así, y no nos olvides, q nosotros dificilmente lo haremos.

    Un abrazo muy fuerte desde Durango.

    -Javi- (pelos)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:51 a. m.

    Que pasa pibe!!!!!
    Primiko, cómo se te ha pegado el acento!!!!me hizo mucha ilusión tu llamada,no me la esperaba!!Cuídate mucho y sigue disfrutando.Dentro de un mes,más o menos,te llamo yo.
    Besicos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:31 a. m.

    Hola jota! Menudas aventuras las tuyas, eres un crak, y qué manera de contarlas a los que seguimos aquí, en la rutina de la que tu escapaste! Mil besotes. Helena.

    ResponderEliminar
  5. El blog gana mogollón con las fotos. ¿ sabes que hay gente que publica sus cuadernos de vitácora? yo me he leído un par del Cáucaso y de Armenia, tal vez en alguna editorial les gusten tus relatos, tío

    ResponderEliminar