-------------------- El Viajero ----------------

Nacido en Pamplona, capital del viejo Reyno de Navarra. Con 25 años, para algunos muy tarde para algunos muy pronto... decidí varias cosas: Me encontraba inmerso en un estilo de vida que no me satisfacía plenamente, ya que daba igual que tuviera 25 años o que tuviera 50, iba a seguir haciendo lo mismo, y con lo mismo para contar cada día. Así, que empaque la mochila ... y partí un día 6 de octubre de 2005 hacia Buenos Aires, donde empecé algo... que no se cuando acabará. Mi objetivo principal es VIVIR, y a la vez, sentirme vivo. Viajar... una forma de vida. No consiste en llegar a un lugar, sino disfrutar de cada segundo del camino, cada lugar, cada persona, cada grano de tierra, cada atardecer como si fuera el último y el más lindo... Y en eso consiste mi viaje, no llegar a ninguna parte... vivir viajando; al fin y al cabo, VIVIR. Y desde aquel momento, me considero la persona más feliz del mundo, con una riqueza inmaterial que nadie me puede quitar y nadie puede comprar, que no depende de nadie. Como una vez leí, las cosas verdaderamente buenas de la vida, no son cosas ni tienen valor. Aprendo, vivo y disfruto; entonces ¿por qué parar de viajar?
jotikass@gmail.com

lunes, junio 26, 2006

Ya falta menos...

Sí, ya falta menos para San Fermín, y es algo que rona mi cabeza. Tal y como dice la web www.sanfermin.com , quedan pocos días para el txupinazo, e implícitamente, falta menos para cruzar el atlántico, y eso me lo recuerdan constantemente en esta ronda de despedidas que he iniciado. Sobre todo, me lo recuerda el ver en el mapa como me acerco a Buenos Aires.

Sin embargo, éstas cosas no importan en Argentina. Hasta hace unos días, el tema de portada en todos los diarios, era "Ya Falta Menos". ¿Para San Fermín? NO, para el Mundial. Una cuenta atrás iniciada hace ya semanas!! La afición por el fútbol en este país rompe lo imaginable, y sobre todo si se trata del equipo nacional. De acuerdo que sea el tema estrella cuando uno viaja a dedo, o en un bar; pero que las televisiones estén colapsadas con noticias desde Alemania... excesivo. Y bueno, llegó el día que jugó ARgentino, y ganó. Menos mal,porque mucha gente andaba con la vestimenta para la ocasión de colores albicelestes: camisetas, gorras, pantalón, banderitas... Multitud de puestos te ofrecen lo inimaginable para animar a la selección. Ah, y si alguien no vió el partido, no pasa nada, ya que el mismo día del partido lo echaron en diferido varias veces. Yo conté 4, pero seguro que fueron más. ¡Dale Argentina!

Y tal y como había dejado mi viaje, lleguá a Bolsón, donde fuí al Cajón del Azul nuevamente, aquel lindo lugar que tanto me impactó. Esta vez fue imposible acampar debido al frío... y a la nieve, que colocó a ese maravilloso lugar rozando lo mágico. No me cansaba de sacar fotos, cada rincón tenía algo!

De ahí a Neuquén, dondé lo más, y quizás lo único que merecía la pena es la terminal de bus, con un funcionamiento, y apariencia, más parecido al de un aerpuerto que al de una terminal de bus.

Siguiente destino fue San Rafael, donde me despedí de mis amigos (Juan, Noelia, ...) y pasé unos días para recuperarnos un poquito del cansancio y de alguna indisposición.

Y así fué como llegamos a mi compañera de los últimos días y yo a Mendoza, donde nuestros caminos se separaron tras unos días maravillosos; gracias Vera!!!. Ella seguía rumbo norte, y yo a la capital del cuarteto, a Córdoba. Ya me iba dirigiéndo poco a poco hacia mi vuelo rumbo a Madrid, y mi cabeza no paraba de darle vueltas. Por eso estando en Córdoba busqué la diversión en su agitada vida nocturna, llena d eestudiantes con ganas de fernet y de cuarteto.

Llegó el 16 de junio, día en que comenzaba un nuevo encuentro con mis amigos de Autostop en Colón, y ese mismo día jugaba Argentina contra Serbia (6-0, ni que decir la euforia general). En Colón pasamos unos días rebuenos... donde no faltó la comida, bebida ni la joda.

Tras este paro en el camino, siguiente destino fue Rosario, con recital de Leon Gieco incluido; para participar también en un programa de radio. De ahí a la cercana localidad de San Nicolás, donde me quedé hasta el sábado, fecha en que celebrabamos el cumpleaños de Fede, y de paso me despedía de la gente. Y de la gente que no fue, me despedí el día siguiente en Buenos Aires, en mi última noche en Argentina; ya que al día siguiente... al aeropuerto de Ezeiza, y tras un largo viaje de 12 horas, ya en Madrid, con muchas sensaciones encontradas; y donde todo el mundo hablaba muy raro, ya que no paraban de decir: "¡vale, vale!" o "coger esto, coger lo otro", ... ¿me estaré volviendo medio argentino?

3 comentarios:

  1. Sigo pasando cada tanto, y ya no hay más relatos de viaje!! Este Blog es digno de ser visitado.. no dejes de Escribir!

    Continuare pasando cada tanto

    Saludos

    Mauro

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:02 p. m.

    Hola JOTAS como estas?? espero que bien!! bueno estoy seguro que de mi no te acuerdas, pero yo si de tí, nos conocimos en el encuentro de Granadero Baigorria y quiero que sepas que me alegro mucho que estes de nuevo en las andanzas, me lei todo lo que escribiste la verdad que para cuando el "LIBRO" jeje ojala tengas suerte en todo.
    Luis Cruz

    ResponderEliminar
  3. La verdad es q escribes comon argentino jjajaj y seguro que escucharte hablar sera de flipar tendras una mezcla alucinante animooooooo me esta encantando no dejes de escribir

    ResponderEliminar