-------------------- El Viajero ----------------

Nacido en Pamplona, capital del viejo Reyno de Navarra. Con 25 años, para algunos muy tarde para algunos muy pronto... decidí varias cosas: Me encontraba inmerso en un estilo de vida que no me satisfacía plenamente, ya que daba igual que tuviera 25 años o que tuviera 50, iba a seguir haciendo lo mismo, y con lo mismo para contar cada día. Así, que empaque la mochila ... y partí un día 6 de octubre de 2005 hacia Buenos Aires, donde empecé algo... que no se cuando acabará. Mi objetivo principal es VIVIR, y a la vez, sentirme vivo. Viajar... una forma de vida. No consiste en llegar a un lugar, sino disfrutar de cada segundo del camino, cada lugar, cada persona, cada grano de tierra, cada atardecer como si fuera el último y el más lindo... Y en eso consiste mi viaje, no llegar a ninguna parte... vivir viajando; al fin y al cabo, VIVIR. Y desde aquel momento, me considero la persona más feliz del mundo, con una riqueza inmaterial que nadie me puede quitar y nadie puede comprar, que no depende de nadie. Como una vez leí, las cosas verdaderamente buenas de la vida, no son cosas ni tienen valor. Aprendo, vivo y disfruto; entonces ¿por qué parar de viajar?
jotikass@gmail.com

miércoles, abril 19, 2006

De Bariloche a El Bolsón... pasando por Rosario

Para los no argentinos o conocedores de la geografía argentina, he de decir que de Bariloche a El Bolsón hay unos 200 kms; y de Bariloche a Rosario hay unos 2000 kms en dirección contraria al Bolsón.

De Bariloche a Rosario unos 2000 kms... se dice rápido, pero sería como ir de norte a sur de España Y VOLVER!!! Y eso solo en el viaje de ida. ¿Hay alguien o algo que merezca la pena recorrer esa distancia en un par de días? ¿Y si además tras 4 días hay que dar media vuelta y recorrer esos 2000 kms en sentido contrario? La respuesta es rotunda y clara: SÍ, vale la pena. Para muchos una locura, para mí también, una sana locura; una necesidad, una inyección de energía que me ayuda a sentirme más vivo cada día, más libre.

Hay quien me decía que eso iba a ser perder 10 días sin razón. Para mí perder un día es estar metido en una constante rutina que no podemos controlar y que nos lleva en su corriente, sin querer nosotros escapar, esperando que llegue un día mejor; el cual cuando llega, no nos parece lo suficientemente bueno como para escapar de esa rutina. No fue perder 10 días, fue ganar muchísimo, algo que no tiene cifras suficientes!!

El viaje de ida

Salí de Bariloche tras compartir un asado al que me invitaron los dueños del Hostel. Eso me recordaba la conversación la noche anterior con Marta y Eva (las navarricas), que todavía no habían comido un asado y ya se volvían para casa... ché, en argentina, carne sobra!! La vía de transporte elegia, el tren; una de las pocas líneas de ferrocarril que siguen activas en la argentina. El destino, Viedma, dentro de la misma provincia (Río Negro), pero a 1000 kms hacia el este. Tiempo estimado de viaje... 16 horas.

El tren era peculiar, con asientos de 2 y 3 plazas, ventilador de aspas en el techo, muchos de los cuales no funcionaban, ... El calor, inaguantable. Mucha gente... y mucha tierra. Muchísima. Ni arrancar el tren, los infaltables mates comenzaron a circular.

20 minutos de viaje, y primera imagen de terror. Un tren descarrilado junto a la vía. "Algo normal" dicen, mientras el tren avanza lento tambaleándose peligrosamente de izquierda a derecha sobre las vías del tren, lo cual dificultaba extremadamente el cebar correctamente un mate.

No pasó mucho más hasta que nos volvimos a detener. ¿Descarriló? No, al ser una curva se veía espléndidamente la razón. Una vaca estaba tumbada en medio de la vía del tren... paciencia...

Y bueno, por suerte no viajaba mucha gente en el tren, y me pude acomodar, si se puede llamar así en las dos plazas que tenía. Así fue como entre sustos por ir de lado a lado, entre paradas (unas oficiales y otras en medio de la oscura pampa), entre tierra, ... fuimos avanzando. El tren tenía un vagón de cine, o sea, que echaban películas de cine a un precio módico. El paisaje que se veía por la ventana... que deciros... SI alguien me pregunta que es la NADA, diría que eso. El cielo, una linea horizontal marcando el horizonte, y nada más. De vez en cuando algún arbusto era movido por el aire como en las películas de vaqueros... pero nada más. Y así 20 horas. Porque sí, llegó con retraso!!!

En Viedma, caminé unos kilómetros y comencé la segunda parte del camino, la más interesante. 1000 kilómetros hacia el norte. LLegaría a tiempo? Bueno, con lo acontecido el primer día... no llegaría. Solo me llevó un auto, de Elbio Madarieta, que iba a su estancia. Al llegar al cruce estaba anocheciendo, así que me invitó a ir a su casa a dormir, ya que si no... tendría que dormir en medio de la nada... y por qué no?? Fuimos, y estuvimos charlando. Ducha de agua caliente para quitarme toda la tierra del tren, y para cenar... obvio, asado!!! Y es que tenía miles de vacas por ahí!! (y yo me volvía a acordar de las navarricas que no habían probado el asado...).

AL día siguiente, fui avanzando poquito a poco, de pueblo en pueblo... hasta que un camión me subió. Bueno, mejor dicho eran dos, y yo era el mochilero cebador, ya que iba cambiando de camión en camión para cebar mate!!! y así avancé unos 700 kms... todos dentro de la misma provincia, Buenos Aires.

LLegué a 9 de Julio, que es un pueblo, y ahí dormí, al día siguiente, sin problemas hasta Rosario, o mejor dicho, Granadero Baigorria, lugar del encuentro.
Allí llegué el miércoles a la tarde, y ya estaban los primeros, Vir, Fer y Ale. Para cenar... carne!!! que yo llegaba con hambre!!! Y ahí empezó la joda, porque se me ocurrió llevar una caja de chocolate desde Bariloche, que por el camino, debido al calor y a tantos días, llegó vacía. Bueno, en realidad salió vacía, pero bastó comenzar la broma... para que se convirtiera en una manera de cargarme.

Y así empezaron 4 días de paraíso, donde hubo tormentas, cuartetos, cumbias, pizzas, guisos, excursiones, fogatas, guitarreadas... y todo con muy buena onda, y eso que estábamos más de 60 personas. Nuevamente, uno se siente como en casa, e incluso mejor aún. Dentro de una comuna, donde todo es de todos, donde jamás hay una mala palabra o algún gesto feo. Donde siempre hay alguien dispuesto a cebarte un mate, o a abrirte una botella de vino, cuando no es una damajuana. Donde siempre hay alguien dispuesto a darte un abrazo en el momento que te ve "demasiado" pensativo, donde... siempre hay algo positivo para compartir. Lo negativo, se tira al fuego.

Qué decir del reencuentro, gente ya conocida por las rutas.

- Carlos, con quien nada más bajar del avión ya se escapó del trabajo para darme la bienvenida y tomarnos unas cervezas.

- Guada, que me acogió en su casa de Mar del Plata, sin saber quien era, y su familia me dió todo y más, siendo difícil marcharse de ahí.

- Juan Cruz, que aparecí un día en Tandil y me paró en la plaza a preguntarme si precisaba de algo... y ahora me quiere comprar la carpa.

- Los hermanos Pereyra, que me ofrecieron su casa en Luján, así como me regalaron mi primer y hasta momento único mate.

- Lore, que siempre estuvo presente en Rosario cuando la necesité junto a Luis.

- Qué decir de los San Nicoleños, Fer y Colo, dos grandísimos amigos... inolvidables. Así como Vicky, Tero, Fabian, Vir, Jorge, y una larga lista que sería imposible de escribir acá.

Y a todos ellos, habría que sumar mucha gente que conocí en este lugar, Ceci, Maguita, Ale, José (que con sus 50 años sigue viajando a dedo por latinoamérica), Joakin, Regina, Xiomara, el Bandido Chileno, ... nuevamente imposible citarlos a todos estos grandes amigos.

Viaje de vuelta, Rosario a El Bolsón

Y llegó el domingo, tras 4 días en los que fui a descansar y las horas totales de sueño no sumaban dos dígitos. Y Fabian y Regina, que me ofrecieron un lugar en su auto, donde ya viajaban Vicky (a la que le enseñé la Esku Dantza) y Agus. Es decir, 4 personas con sus respectivas mochilas... y el Jotas y su mochilón. Más dificil imposible. Por delante, unos 800 kms. hasta Bahía Blanca.

Fue un viaje duro, debido a que llevabamos la mochila sobre las piernas, y el pequeño sitio para tanta gente. Pero las paradas para echar gas así como para tomar algo, facilitaron el que llegaramos enteritos y animados. Por no decir la música. Jamás pensé que llegaría a Argentina y viajaría en un auto argentino, cantando todos la Polla Records. Algo que no he conseguido con mis amigos de toda la vida, lo conseguí, sin quererlo con mis amigos argentinos. En fin.

Y así llegamos a Bahía Blanca, donde ni cenar... me fui a dormir. Al día siguiente, Regina me despertó a las 8 para decirme que tenía un bus a la 1 hacia mi siguiente destino, Viedma, donde tomaría el tren. Me quedé dormido, pero por suerte a las 11 me levanté. Duchita, y me fui de casa de Fabian y Regina, sin poder despedirme porque no estaban... y conseguí llegar a la terminal, sin perderme. Era facil... supongo!!!

Nueva alegría, no se por qué, me metieron en un coche semi-cama, que son de esos que tienen sofás super grandes y reclinables y recómodos. Increible, el autobús más cómodo en el que he viajado en mi vida. Y obvio, las 4 horas de viaje, me dormí.

En Viedma, compré el pasaje, y me monté en el tren... y a dormir. Aunque difícil, ya que el tren iba a tope, con gente de pie... en fin. Esta vez no pasé tanto frío, sería por la gente?? O porque funcionaba la calefacción?? Pero esta vez mi destino no era volver a Bariloche.

De Ing. Jacobacci a el Bolsón

Mirando en el mapa, había visto que una ruta, de ripio, unía Jacobacci con el Bolsón. Difícil? Sí, pero más linda y entretenida seguro. Así que me bajé en esa parada a las 7 de la mañana. Obvio, que estaba de noche. Desayuno... y cuando sale el sol veo la cruda realidad: la nada.

No había nada alrededor. La ruta... desoladora, pero en fin. Si hay ruta, algún auto pasará, no? Y pasó uno, a la hora y pico de estar pasando frío. Y paró. Pero donde me voy a meter? Era un Falcon colorado, con todo cosas en los asientos de atrás, y con copiloto y piloto. "Tirála ahí, no más, y subí!" Y ya eramos un piloto y dos copilotos.

Todo bien, rápido, viajando en medio de la nada, me iban a llevar 100 kilómetros de los 300 que tenía que recorrer. En estas... que paran... "no, no es nada, solo para echarle agua y aceite porque pierde". amm, bueno, está bien!!!

Más adelante... se dicen.. "ché, oiste eso??" "Creo que fue el amortiguador", y acertó. Y ahí estuvimos, una hora, bajo el frío soltando, atornillando, e intentándolo poner a punto. Obvio que durante esa hora no pasó nadie... ¿Quién iba pasar por ahí? Pero aprendí como arreglar un amortiguador, y eso es lo que vale, no? Estábamos cerca de su destino, cuando se volvió a romper... pero decidieron seguir hasta el pueblo. Por mí mejor.

Y allí me dejaron, en el cruce, en medio de la nada, donde no hay más que tierra. Y empezó el aire, y el frío, y más frío... Fue primera vez en el viaje que empleé tanta ropa para abrigarme. Remera térmica, remera, buzo, polar y el impermeable; además de gorro de lana, guantes y buffff. y seguía sin pasar
ningún auto.

No se si por frío, o por moverme, o por ir buscando un lugar para montar la carpa, comencé a andar, aun a sabiendas de que no había ningún pueblo en 100 kms. El objetivo era llegar a unos árboles que veía. Normalmente, donde hay árboles hay alguna casa. Y llegué (seguían sin pasar autos). La casa estaba vacía, y la pared... la había tirado el viento. Vaya, si el viento hace eso con la pared... que hará con mi carpa?? Estaba pensando la respuesta cuando ví una 4x4 que se acercaba. Hice que parara sí o sí... y obvio, accedió a llevarme al ver mi desesperación. Y que buen viaje... calefacción, rápido, un tipo recopado... y me llevó hasta Ñorquinco, 80 kms más!!! De ahí, justo pasó un auto en 5 minutos, así que no me dió tiempo a sentir el frío. Destino: El Maitén.

En El Maitén, me puse a la salida. Esta podía ser mi última parada antes del Bolsón... del que estaba a tan solo 100 kms. Nos separaba una cordillerita. Una cordillerita... de la que salían unas amenazantes nubes. Y es que, al otro lado de la cordillerita, llueve y todo es verde. Acá todo es amarillo y seco, porque no llueve... de momento. Anocheció y entre el aire y el comienzo de la lluvia había que buscar un techo para dormir. La carpa era un riesgo; y más ponerla debajo del puente, sobre el río seco que tenía bajo mis pies. Así que recurrí a lo de siempre: la iglesia.

Y resultó, que el cura era de Aragón, Teruel más exactamente. Y es que.. Teruel existe. Y me dijo que normalmente mandaban a la gente a los bomberos... pero bueno, que pasara adelante. Y me dio, una casita, con colchón, calefacción, cocina, y baño con agua caliente. Él vivía en otra casita!!! Y me dijo que al día siguiente el madrugaba a la 5 de la mañana, pero que yo cuando me fuera dejara la puerta cerrada (aun sin llave) y ya está!! En fin, solo faltó el asado!!! O un buen jamón de Teruel.... jejeje!!!

Menos mal que me alojé bajo techo, la tormenta de la noche fue increible. Yo que tenía tejada, notaba como el agua golpeaba bruscamente a éste... pero bueno, yo estaba calentito, y limpio!! jeje A las 7 me levanté, y así, tras ese gran madrugón, a las 7.30 tomé el colectivo, que me llevó hasta mi destino: EL BOLSÓN.

Siento lo extenso del capítulo, pero...

10 comentarios:

  1. Gracias a vos Jotikas, por hacer tantos kilometros para compartir un vino o un mate al lado del Paraná. Gracias por seguir demostrando que a pesar de que las distancias a veces duelen un poco se puede llevar adelante un sueño.
    Despues de los dias en baigorria vuelvo a afirmar que gracias a cosas como estas los sueños llegan a parecer chicos!!!
    un abrazo enorme de esta colorada de voz arruinada!!!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:58 p. m.

    Vaya jotas, casi agotada de tu último viaje y eso que solo lo estoy leyendo...jejeje!
    Un beso y me alegro de que todo marcha bien.
    Helena

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3:47 p. m.

    Aupa Jotas aupa.Beti bezala gozatzen zure pasadizoak irakurtzen eta ez naiz hemengo bakarra.
    Muxu handi bat, zaindu zeure burua eta badakizu non nagoen.Alemanian ere lagunak dituzu eta zure zain gaude.Besarkada handi handi bat.

    ResponderEliminar
  4. JJ, q es eso tu te vas q eudar de por vida por tierras argentinas. La última vez q hablamos por elmsn estbas todo "che" ahora no me imagino jeje... aunq he visto q estuviste por Chile (sabes del amor que no les tengo)... y bueno cuando estarás por aquí.... a ese paso espero que antes del 2010 jojo... igual ya sabes q tienes una amiga periodista aquí, una amiga que te enseñará a bailar si o si... Ya sabes eh!!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:41 p. m.

    Bien que te pareces a Jesucristo con las barbas y melenas (supongo era asi), pero tan andarin como tu ...Acabo agotado de tu ultimo escrito, despues de tanto viaje y peripecias, asi que tu...+, pero asi es la vida, un caminar, pero todo NO es asi. Te queremos a nuestro lado, y para siempre jamas
    ANIMO Y ADELANTE, VALIENTE

    ResponderEliminar
  6. Muy buenas Jotas. Ya veo que por allí va haciendo frío... justo cuando aquí, con el calorcito, sólo se habla de Osasuna y de preparar los sanfermines... ja ja ja.

    QUE SÍ, QUE TE ECHAMOS DE MENOOOSS!!!

    Por cierto, flipo contigo y con el montón de gente que estás conociendo. Si te quedas una temporada más te podrías presentar a presidente de la república... con lo que te gusta a ti la política... ja ja ja ja.

    Un abrazo campeón.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:14 p. m.

    por q me suprimiste mi comentario!! Q acaso aca no se puede expresar lo q uno piensa libremente? Censuradorrr

    ResponderEliminar
  8. Lo suprimi porque era anónimo. Además en ningún momento dije que el país en el que me crié (no mi país) fuera más barato. Y si no estás de acuerdo en lo que dije, encantado tomaría una cerveza con vos y lo discutimos, o si la distancia es larga, al menos por el messenger.
    Compartamos puntos de vista.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo4:56 p. m.

    ignacio berrozpe
    hola jotas,somos de navarra,de la ribera y pensamos visitar argentina en noviembre,estoy impresionado por tu viaje y me parece genial.espero que puedas ayudarnos con tu informacion cuando tengamos decidido el itinerario,aupa y espero volver a charlar contigo,chao

    ResponderEliminar
  10. Anónimo5:21 p. m.

    Sobrino de elvio..... soy un grande loco espero algun dia te peges otra vuelta y nos conoscamos loquitooo un abrazo que andes bien ....... daniel madarieta!!!!!!!!!

    ResponderEliminar