-------------------- El Viajero ----------------

Nacido en Pamplona, capital del viejo Reyno de Navarra. Con 25 años, para algunos muy tarde para algunos muy pronto... decidí varias cosas: Me encontraba inmerso en un estilo de vida que no me satisfacía plenamente, ya que daba igual que tuviera 25 años o que tuviera 50, iba a seguir haciendo lo mismo, y con lo mismo para contar cada día. Así, que empaque la mochila ... y partí un día 6 de octubre de 2005 hacia Buenos Aires, donde empecé algo... que no se cuando acabará. Mi objetivo principal es VIVIR, y a la vez, sentirme vivo. Viajar... una forma de vida. No consiste en llegar a un lugar, sino disfrutar de cada segundo del camino, cada lugar, cada persona, cada grano de tierra, cada atardecer como si fuera el último y el más lindo... Y en eso consiste mi viaje, no llegar a ninguna parte... vivir viajando; al fin y al cabo, VIVIR. Y desde aquel momento, me considero la persona más feliz del mundo, con una riqueza inmaterial que nadie me puede quitar y nadie puede comprar, que no depende de nadie. Como una vez leí, las cosas verdaderamente buenas de la vida, no son cosas ni tienen valor. Aprendo, vivo y disfruto; entonces ¿por qué parar de viajar?
jotikass@gmail.com

lunes, noviembre 06, 2006

En la patagonia o llueve o hace viento o nieva!!!

Al llegar a Chile, lo hice con temor a ver que iba a encontrar tras la grata experiencia argentina; y he de decir, tras este tiempo que mis miedos eran infundados. Primero, el camionero que me llevó a Punta Arenas. Èl hablaba un chileno inentendible para mi, unido al fuerte ruido del camiòn y a la mùsica, complicaba la comunicaciòn; pero no fue handicap para que me invitara a un cafè por el camino, para que se detuviera en aquellos lugares que a èl le parecìan me podìan interesar, e incluso al llegar me dejara dinero para llamar por telèfono a mis contactos en Punta Arenas. ¿Suerte?, ¿casualidad?. Para viajar de Punta Arenas a Puerto Natales, la persona que me llevò en su auto, insistiò en invitarme a comer, a cambio de que algùn dìa le llevara a correr delante del toro (¿?). Y al llegar a Puerto Natales, montè la carpa en el jardìn de la casa de una amiga de mis anfitriones en Punta Arenas. Y ahì la montè, en el jardìn de casa de Marcela y su hija Amaia (primera vez que encuentro este nombre en sudamèrica!!!).

Muestra del efecto del viento. La soledad del arbol. Relax bajo las Torres. Llegò el momento de ir al Parque Nacional Torres del Payne, del que tanto se habla a nivel internacional. LLegué, acampé y vi el atardecer sobre las Torres. Al día siguiente, pequeña caminata de 4 horas, para nuevamente ver atardecer (pero más cerquita) mientras tomaba unos mates. Decidí acampar ahí mismo, ya que me habían recomendado ver amanecer desde ese lugar. En ésta época (primavera), amanece hacia las 6 y anochece hacia las 22, así que me tocó madrugar. Y empecé a disfrutar del espectáculo.... hasta que empezaron a aparecer nubes.

Paisajes en Torres del Paine. El glaciar, Grey, cerquita de mi carpa. Esas nubes ya no me abandonarían en mi andadura por el parque, durante los 7 días que estuve, caminando entre 5 y 8 horas cada día, para recorrer unos 100 kms cuesta arrib cuesta abajo, con la mochila cargada a mis espaldas y acordándome de lo que me había advertido Cristian: "En la patagonia, o llueve, o hace viento, o las dos cosas". Y sí, doy fe que así es, pero yo añadiría otra cosa: Que también nieva. Y así fue, caminando por la nieve, entre fuertes ventiscas, con ráfagas de aire que casi me tiraban (y es que con la mochila era un blanco facil!!!), ... muchos pensarán: "Qué sufrimiento!!!". Pues NO, al contrario, estuvo bárbaro!!. El único pero fueron las nubes que me impedían ver algunos paisajes. Pero quién no pagaría ahora por volver a estar mirando durante horas planear a los condores, o dormir a escasos 100 metros del ruidoso glaciar Grey, ... La experiencia, única, como para repetir.

Cosas que pasan en la Ruta 40. Fitz Roy. Y con ampollas en los pies, continué mi viaje hacia el norte de Chile. Me encontraba en la región XII (acá el país se divide en regiones), y quería ir a la XI; con un solo problema no hay carretera, y el ferry que tarda 4 días cobran 300 US$, así que como que no. Por eso decidí realizar una pequeña incursión por Argentina, donde uno se siente como en casa nada más cruzar la frontera y que en Gendarmería te ofrezcan unos mates. Fuí al Chaltén, donde ya estuve anteriormente, para saludar a unos amigos que están ahí haciendo la temporada, y poder cruzar a Chile por el paso de la Laguna del Desierto. Fueron 3 días con buena compañía y con sol, aunque cuando el viento soplaba... soplaba de verdad. Resaltaría como el viernes a las 10 de la mañana, apareció Rodrigo (de Autostop Argentina) en el camping en el que me alojaba (en el que hay más carpas que casas en el pueblo, la mayoría de jovenes que vienen a trabajar en la temporada). Y que hacía Rodrigo? Pues venía con un termo con agua caliente para tomar unos cafés para desayunar.... y además me traía una enorme torta (lo que se conoce en españa como tarta!). Según el sencilla, pero como yo tenía más hambre que un mochilero me supo a gloria. ¡Grande Rodrigo! Y ahí nos fuimos al monte a desayunar tirados al sol. ¿Qué más pedir?

Lago del desierto. Llegó la hora de marchar hacia Laguna del Desierto, que se encuentra a 40 kms de Chaltén. En una noche de cervezas con los amigos por Chaltén, conocí a un pibe que tenía que ir el mismo día que yo a buscar a unos turistas al mismo lugar que quería ir yo, así que se ofreció a acercarme. De lujo, no tenía ni que hacer dedo, el "taxista" pasaría a buscarme. Y así fue como llegué hasta la Laguna del Desierto, donde el paisaje cambia radicalmente, notandose un ambiente mucho más verde, más húmedo en contraste con la sequedad de la patagonia argentina. Me lancé a rodear el lago caminando por una muy linda senda, que me costó 4 horas, para llegar ya anocheciendo hasta el puesto fronterizo de la gendarmería argentina. Ahí, nuevamente la hospitalidad abrumadora. No me dejaron montar la carpa para dormir; y tras alojarme en un refugio con una salamandra para calentarme, me llevaron a cenar con ellos y a ver el partido de fútbol en TV. Porque eso es Argentina, estás en el fin del mundo, donde no hay teléfono, ni electricidad, y el pueblo más cercano está a horas; pero nunca falta la televisión digital, y menos el fútbol!!!

Lago del desierto. Al día siguiente, tras el papeleo, nuevamente a caminar 20 kms, 5 por Argentina y 15 por Chile. La diferencia entre ambos países se observa al llegar al límite geográfico: del lado argentino, una angosta senda para caballos y caminantes; del lado chileno, una amplia senda con huella de 4x4. Costó, y con dolor de rodilla llegué tras 8 horas (me lo tomé con filosofía!) al control de aduanas chileno. Y parece que el partido de fútbol que estaban viendo estaba aburrido o que se yo, pero me hicieron vaciar toda la mochila para ver si llevaba frutas y/o hortalizas frescas. Ni que decir la gracia que me hizo tras 8 horas caminando dedicarme a vaciar y volver a llenar la mochila. Pero bueno, ya habíamos llegado. Acampé al lado del muelle, y al día siguiente una embarcación me llevó tras dar toda la vuelta por el Lago O'Higgins dando alimentos a los pobladores, llegamos al poblado chileno Villa O'Higgins. Recuerdo una canción que decía "hay un gallego en la luna", hablando de que hay gallegos por todos los lados; pues bien, acá dormí en casa de un gallego de Santiago de Compostela, hasta acá llegaron!!! Y yo, navarrico, había conseguido mi objetivo, atravesar los Andes una vez más, esta en su mayor parte caminando.

Una vez en Villa O'Higgins, rumbo al norte, por la ruta austral, toda una aventura; y mientras, a intentar perder el acento argentino para evitar problemas. Y yo sigo pensando, en la patagonia o llueve o hace viento o nieva!!!

7 comentarios:

  1. Anónimo5:37 p. m.

    Por fin estás en el mundo de los justos. Siento mucho lo de tu rodilla. Mira que nevarte y aire.. Más vale que llevabas peso. Una vez más, te deseo que lo pases muy bien, que sigas escribiendo y metas fotos, pero ante todo, ESCRIBE. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Jotaaaass, ¡devuélvenos el invierno que te lo has llevado p´allá! En pamplona estamos todavía disfrutando del sol en las terrazas!
    Se te echa de menos aunque sin tí, Héctor está más tranquilo porque no lo altera nadie... je je. Bueno, casi nadie.
    Hoy ha venido Bustin de Sudáfrica. A estado un mes por allí y ha traído unas fotos increíbles. A ver cuando vemos estas últimas tuyas.
    Un abrazo desde mu lejos.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5:52 p. m.

    hola de nuevo primico.tu padre te va a dar mi msn.que envidia das por los lugares en los que estas pero eso de estar ocho horas caminando va a ser que no.a ver si se te cura la rodilla.
    bueno wapisimo a ver cuando puedes poner fotos y cuidate.
    bsssssssssssssssssssssssss
    tu primica pequeña¿te acordaras de mi no? porque yo de ti si.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:11 a. m.

    Aupa crack!!!!
    Ya veo ke este año haces hasta deporte (trekkin a saco, jaja). Pos ya estás haciendo más ke yo, ke me dedico ha hacer, eso sí, deportes de riesgo como el curring, q no curling; entre otros, jeje. Lo del basket, de momento me dedico sólo a jugar los partidos (para ke perder tiempo entrenando, jeje).

    Por lo demás poca cosa, en cuanto tenga un pokiko de tiempo, te mando un email de esos guapos contando novedades, q alguna hay, jeje.

    Bueno Jotikas, sigue así, viviendo tu viaje a tope, y haciendonoslo vivir a nosotros como siempre.
    Un abrazo mu mu fuerte desde un pueblico en el ke algunos dicen ke huele mal.

    Aioooooooooooooo
    -El caso abeslari-

    P.D.: Insisto con lo de las memorias

    ResponderEliminar
  6. Anónimo3:52 p. m.

    Desde Villa Ohiggins, agradesco tus palabras, y por supuesto tu visita. espero que la rodilla, el frio que se te calo en los huesos, y el acento, chileno o argentino, para el caso geografico da igual, sea un buen recuerdo y no lo carges por todo el mundo.

    lindas fotos, y gracias nuevamente por tu visita.
    atte andrea rosas torres.
    villa Ohiggins
    Chile.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo4:00 a. m.

    Hola Jose Javier.
    Soy Rolfi Peralta desde jarabacoa, Republica Dominicana.
    Vi tu pagina, te envie un email a jotikas.
    Felicidades por lo que haces, es exitante.
    Suerte amigo........

    ResponderEliminar