-------------------- El Viajero ----------------

Nacido en Pamplona, capital del viejo Reyno de Navarra. Con 25 años, para algunos muy tarde para algunos muy pronto... decidí varias cosas: Me encontraba inmerso en un estilo de vida que no me satisfacía plenamente, ya que daba igual que tuviera 25 años o que tuviera 50, iba a seguir haciendo lo mismo, y con lo mismo para contar cada día. Así, que empaque la mochila ... y partí un día 6 de octubre de 2005 hacia Buenos Aires, donde empecé algo... que no se cuando acabará. Mi objetivo principal es VIVIR, y a la vez, sentirme vivo. Viajar... una forma de vida. No consiste en llegar a un lugar, sino disfrutar de cada segundo del camino, cada lugar, cada persona, cada grano de tierra, cada atardecer como si fuera el último y el más lindo... Y en eso consiste mi viaje, no llegar a ninguna parte... vivir viajando; al fin y al cabo, VIVIR. Y desde aquel momento, me considero la persona más feliz del mundo, con una riqueza inmaterial que nadie me puede quitar y nadie puede comprar, que no depende de nadie. Como una vez leí, las cosas verdaderamente buenas de la vida, no son cosas ni tienen valor. Aprendo, vivo y disfruto; entonces ¿por qué parar de viajar?
jotikass@gmail.com

martes, enero 23, 2007

Pasito por Argentina, y a Santiago

Nuevamente me encontraba en un encuentro de mochileros, y una vez más se repetían buenísimas sensaciones. El encontrar a buenísimos amigos, que para mi son como de mi familia argentina, y a su vez, conocer nueva linda gente.

Así pasamos varios días, entre mates, vinos y fogones. Yo estaba tan cansado que tenía ganas de caminar, así que me limitaba a comprar algunas cosas que debía comprar en este lugar y a lavar la escasa ropa que tenía. A su vez, mi objetivo era aclararme que iba a hacer los próximos días. Durante mi estancia, intenté difundir una linda noticia, y es que Osasuna había sido el mejor equipo del mundo en diciembre!!! Quien lo iba a decir...

El día 17, inicié camino hacia Santiago de Chile, con Jimmy, un amigo chileno, que el día anterior había estado 7 horas haciendo dedo y no le habían llevado. Mal augurio teniendo en cuenta que íbamos a viajar dos chicos juntos... Pero enn media hora, ya nos habían levantado en Uspallata. A nosotros dos.... y a otras dos chicas que hacían dedo también hacia Chile, y es que la competencia era complicada. Con éste camionero llegamos hasta la frontera.

Allí, había mucha gente para hacer papeleos, por lo que el camión siguió y nosotros nos quedamos ahí varados en trámites burocráticos. Finalmente, nos pusimos a hacer dedo ya en territorio chileno. Nuestro uniforme, era pantalón corto y remera, ya que no contábamos con parar en este punto... y menos que empezara a nevar. Sí, así es, en pleno verano, se puso a nevar. Y así estuvimos una hora, hasta que el cura de precisamente,Uspallata, nos acercó casi hasta Santiago.

Por el camino, pude disfrutar de los famosos caracoles. Y es que no existe otra forma de salvar tanta pendiente en tan poco tramo. Además, tuvimos la suerte de viajar en coche, con lo que adelantamos a todos los camiones que no nos habían querido llevar en esa hora que estuvimos bajo la nieve. El paisaje... bárbaro!!!

Ya en Santiago, me alojé la primera noche en casa de Jimmy, y el resto, en casa de otro amigo chileno, Ricardo, que vivía más cerca del centro. Nuevamente, me tocaba adaptarme a la vida chilena. Tanto cambio de modismos van a acabar conmigo, ya que por ejemplo, en Chile te ofrecen forros en todas las librerías, mientras que en Argentina tienes que ir a las farmacias.

Y por si fuera poco... acá en Chile, todo el mundo juega a la POLLA. Y encima, es de beneficencia!!!! O sea, a la lotería que se diría en España.

Santiago, como ciudad grande que es, no es muy de mi agrado, pero si me permitió conocer lugares que no había visitado en mi anterior visita hace ya casi un año. Igualmente, al ser la capital del país, me permitió comprar ropa barata, y así restaurar mi “armario” tras el traspiés de Talca. Para que os hagáis una idea... una camiseta que me encanta por 2 euros, y unos pantalones desmontables por 2000 pesos... o sea 3 euros!!! Increíble!!! Además, mi anfitrión, Ricardo, es un tipo que aparte de su trabajo “oficial” se dedica también a “otros trabajos complementarios”, como la creación de documentos falsos (por ejemplo, carnets de estudiante… jeje), y también a compra venta de productos, grabación de CDs y DVDs… Así que aparte de toda la ropa que compré me llevé alguna cosa más. La primera noche por ejemplo, me dormí viendo el primer capítulo de MARCO. Síiii, por fin vi como su madre se iba a Argentina!!! Era un trauma infantil el no haber visto el comienzo. También un día fuimos a comprar un celular, el cual me costó 15 euros, un Ericsson con el que por fin mis viejos van a estar más tranquilos. Y por si fuera poco, insistía en que me comprara una moto para recorrer el país, una moto japonesa o china de 400cc… y según él, por el papeleo, que no me preocupara!!!! Jaja. No se si porque no tengo el permiso de conducción de motos, o porque me atrae más viajar a dedo… pero me quedé sin la moto.

En Santiago también aproveché a visitar La Chascona, otra de las casas de Neruda. Otro día fui de canguro, con el hijo de Ricardo, al que me lo llevé a pasear por Santiago, y le invité a comer (comió casi más que yo!!!!). Y también visité algunos museos, entre ellos el de Historia Nacional me pareció bastante bueno, aunque hubo una frase que me dejó pensativo. Decían que el primer rey español que había visitado territorio latinoamericano, fue en el año 1992. Será cierto??
Como es lógico por estas tierras, pude por fin sentir pequeños temblores de tierra que me hicieron sonreir, ya que tenía ganas de sentir uno de los famosos movimientos de tierra en Chile. Para los chilenos no fue nada. Sin embargo, muchos me hablan que hay muchos científicos hablando de que en no más de 5 años, tiene que haber un terremoto enoooorme en el norte de Chile, donde se juntan 3 placas tectónicas, con predicción de que va a haber un tsunami, y ciudades costeras van a desaparecer... capaz lo vea!!!
Y para despedirme de los amigos santiaguinos... asado!!!

Para acabar, solo dejaros una frase que oí en el encuentro de mochileros de Uspallata y que me dejó pensando y con una sonrisa en la boca: “Las cosas buenas de la vida, no son cosas y además son gratis”.

3 comentarios:

  1. Anónimo7:09 a. m.

    No pienses que tu paz y felicidad están siempre adelante, pues no las encontrarás.Mira: son TUS compañeras de viaje. Tú eres feliz con poco dinero, ya que tu libertad no se puede comprar. DISFRUTA y sé feliz. Un besoooooo

    ResponderEliminar
  2. Buenas Jotikas, soy Iñigo.

    LLevaba tiempo sin leerte pero hoy no se porqué me he acordado; jo, ya hace tiempo que no te veo tío, va a ser más fácil que me pase por Argentina que verte en Pamplona

    No se, que vaya bien campeón y a ver si me pongo al día con tus crónicas.

    Besos buapo.

    ResponderEliminar
  3. Hola!! Soy Alejandra, de Buenos Aires, te acordás? Sigo siempre leyendo tu blog, ´me gusta mucho la forma en que narrás tus viajes, y las fotos son espectaculares!! Un abrazo desde la jungla de cemento

    ResponderEliminar