-------------------- El Viajero ----------------

Nacido en Pamplona, capital del viejo Reyno de Navarra. Con 25 años, para algunos muy tarde para algunos muy pronto... decidí varias cosas: Me encontraba inmerso en un estilo de vida que no me satisfacía plenamente, ya que daba igual que tuviera 25 años o que tuviera 50, iba a seguir haciendo lo mismo, y con lo mismo para contar cada día. Así, que empaque la mochila ... y partí un día 6 de octubre de 2005 hacia Buenos Aires, donde empecé algo... que no se cuando acabará. Mi objetivo principal es VIVIR, y a la vez, sentirme vivo. Viajar... una forma de vida. No consiste en llegar a un lugar, sino disfrutar de cada segundo del camino, cada lugar, cada persona, cada grano de tierra, cada atardecer como si fuera el último y el más lindo... Y en eso consiste mi viaje, no llegar a ninguna parte... vivir viajando; al fin y al cabo, VIVIR. Y desde aquel momento, me considero la persona más feliz del mundo, con una riqueza inmaterial que nadie me puede quitar y nadie puede comprar, que no depende de nadie. Como una vez leí, las cosas verdaderamente buenas de la vida, no son cosas ni tienen valor. Aprendo, vivo y disfruto; entonces ¿por qué parar de viajar?
jotikass@gmail.com

domingo, mayo 13, 2007

Rumbo al hemisferio Norte

Viajando, continuamente me veo inmerso en despedidas. De gente con la que viajé apenas 30 minutos, con gente con la que viajé horas o incluso días, con gente que me alojó por una noche, varias o incluso semanas, gente que me dio agua caliente cuando precisaba… Pero sin embargo, y a pesar de que siempre que estoy viajando sufro despedidas a diario, uno NUNCA se acostumbra.

El otro día llegó el momento de despedirme de grandes amigos en Rosario. Tras despedirme del Colo y sus títeres, llegó el momento de subirme a un bus con destino Santiago de Chile. Y a la Terminal me acompañaron dos amigazos, Vir y Fer. Creo que en ese momento justifiqué todavía más mi poca afición por viajar en transportes públicos… esos momentos en los que tus seres queridos están abajo y tu arriba, separados por un cristal, queriendo decir todo y sin embargo, sin necesidad de decir nada porque todo está dicho, todo se sabe… esos momentos, son jodidos. Uno intenta mantener la entereza… pero es complicado.

He pasado momentos parecidos en este viaje, la última vez por ejemplo, cuando salí de Iquique, que me costó despedirme de mi anfitrión durante 20 días, pero en esta ocasión fue más “doloroso”. Sufrí la misma sensación que cuando salí de mi casa por primera vez rumbo a Buenos Aires, allá por Octubre del 2005, donde mirando a la ventana, uno ve sus seres queridos que están ahí, se quedan, y tú te vas, sin saber cuando vas a volver a verlos. El estómago se aprieta, los pulmones no captan suficiente aire, y sin querer las lágrimas brotan. Es lindo, ver que las lágrimas brotan por cosas realmente importantes como alejarse de unos amigos y no por cosas que no son tanto (no conseguí llorar al quedarme sin ir a Isla de Pascua). Pero más jodido es todavía despedirse de esa gente que uno ama sin saber cuando va a ser el reencuentro. El año anterior sabía que iba a suceder en unos meses, en esta ocasión… muchos pájaros revolotean por mi cabeza, muchos sueños, muchas ilusiones, … todo tiene un precio. Y esa gente que tanto uno quiere, que jamás le pidieron nada, que siempre le dieron de todo… son el mejor de los recuerdos que uno se puede llevar de un país. Llevo miles de fotos (literal), pero la mejor foto, no está ni en formato digital ni en formato papel ni en ná, la guardo en mi caja fuerte, donde nadie la puede ver, ni borrar ni nada.

Pero bueno, siguiendo con lo que hice…. Mis últimos días en Rosario los dediqué a hacer un asado memorable a orillas del Paraná, bajo una tormenta épica (aunque los que estuvieron conmigo en San Marcos Sierra saben que como aquella… difícil!!!) y a observar que Argentina tiene muchas cosas características, pero sobre todo tiene costumbre de hacer filas. Sí, hacen filas para todo… es increíble. Paseando con Vir, vimos una fila que estaba en medio de la calle y yo no ví a donde iba…. Pero la fila estaba echa!!! Y bueno, salí del país sin poder comprarme la camiseta de la selección, aunque me compré una que me gustaba más y que luciré orgulloso allá por donde vaya (bueno, quizás por Chile no la luciré mucho…). Y pichini pichini llegué a la frontera con Chile. Dudas, ya que llevaba más tabaco del permitido para mi amigo Ricardo (que menos tras tantas veces que me ha alojado en su casa sin poner ninguna condición). Pero allí en la frontera surgió otro problema: mi pasaporte. Dos años utilizándolo, como documentación para pagos con tarjetas, para cruzar la frontera multitud de veces, aguantando lluvias y demás… provocaron que la página en la que sale mi foto, no estuviera en muy buen estado (además, de que mi parecido con el pibito de la foto era bastante nulo). El policía estuvo varios minutos analizando la foto, con lupa, con microscopio, preguntando…. Y bueno, al final le dije, mirá, caduca en julio, ya lo voy a renovar. Aceptó y me dejó pasar. Pasaron mis mochilas por rayos X, sin ver el tabaco, pero perdiéndome el pañuelito de San Fermín que me había acompañado durante todo el viaje… no se donde se cayó, pero no llegó a Santiago. Una verdadera pena… pero cumplió su objetivo (si es que tenía alguno). Como curiosidad, decir que la anterior vez que crucé por el paso fronterizo de Libertadores, fue en verano, y me tocó una tormenta de nieve y frío. Ahora, que es casi otoño-invierno, me tocó un lindo día soleado. Cosas que pasan.

En Santiago, como dije, fui a casa de Ricardo, donde Sonia (su madre) nuevamente aceptó encantada mi visita (y eso que todavía no le había mandado la postal de Isla de Pascua tal y como le prometí!!!).

Aproveché mis días por Santiago de Chile para comprar ropa y algunos recuerdos, aprovechando que ya no tendría que cargar con ellos a la espalda. Obviamente, pasé un rato también al teléfono, despidiéndome de toda la gente que creí necesario, aunque no llamé ni a la mitad de los que me hubiera gustado.

También he de decir, que tenía ganas de salir de Santiago, y es que la contaminación existente… era brutal. Alarma ambiental decían, y no lo dudo… todo el día el cielo gris… y no de niebla. Dolor de cabeza, mucosidad negra…. En fin, que cuando el avión despegó y subió unos metros, no se veía Santiago, sino una mancha gris. Viva el progreso.

Ah, y para salir del país, ningún problema con el pasaporte, y eso que había perdido la tarjeta de turista que es obligatoria llevar. No la había perdido, sino que la había facturado y no me acordé de sacarla de la mochila. Pero tuve la suerte de siempre. El policía de fronteras que me atendió, viendo mi pasaporte vio que había estado por el altiplano chileno, y me preguntó qué tal. Yo empecé a contarle orgulloso mi viaje, y como había llegado a Visviri. Resultó que ÉL, había trabajo en Visviri, así que comencé a citarle a los carabineros, y policías fronterizos que había conocido en mi estancia haciéndolo recordar buenos momentos, sacándole una alegría, y sacándole también un sello de salida de Chile en mi maltrecho pasaporte, que ya le llega la hora de renovar. Pero en el avión... me surge la duda de siempre: "¿Por qué las azafatas lindas se quedan siempre en clase business??". Y por qué dan tan poca comida?? Es inhumano!!!! Eso sí, ya me estoy volviendo sudamericano, y esa forma en la que te hablan las azafatas con su acento español...... mmmmmm!!!!! AYYYYYYY!!!!

Me despido de Sudamérica una vez más con la certeza de que volveré, pero esta vez sin saber ni cuando, ni como, ni por donde, ni en que condiciones, … pero como dicen que el mundo es redondo, seguro que en algún lugar nos volveremos a encontrar,

Gracias a todos…. Y en unas semanas más noticias, ahora toca descansar, disfrutar de la familia y amigos, celebrar el día de la madre (aunque en España fue hace una semana, hoy lo es en Chile… así que tengo excusa), trabajar en la mesa electoral (quien dijo que la democracia es buena??......), y pensar en el futuro… amigos, hermanos de ruta, hermanos virtuales, …

Como suelo decir: “Buenos vinos, y mejores caminos; o al revés” Y ahora… buenos vientos!!!

6 comentarios:

  1. Anónimo11:35 a. m.

    Jotas!!!
    Quéemocionante tu relato de la vuelta!!!
    Leía tus impresiones y pensaba... Y sí, la foto del pasaporte debe parecer la de otra persona... como la foto misma de este blog...
    ¿Qué cosas cambiaron, viajero, en este viaje? ¿Qué cosas permanecen?

    Desde Mar del Plata, saludos y buenos vientos!

    Julieta
    o sería mejor decir
    WHO-lee
    La 5º evolución de Pika-chu

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:41 p. m.

    mira jotikas...
    me vas a terminar haciendo llorar y me voy a enojar!!!
    jajaja es verdad... como el mundo es redondo redondo NOS VOLVEREMOS A ENCONTRAR!!!
    no te quejes tanto de la lluvia... dicen que es afrodisiaca!!!
    un abrazo desde estas latitudes!!!
    vir

    ResponderEliminar
  3. espero algun dia conocerte y q nuestros caminos se crucen..

    por el momento, el puerto espera incorregible....

    saludos

    y exito.....xq la suerte...no existe...



    /daniel

    pd_ quisiera saber algo mas acerca de aquella camiseta traida desde argentina, y cuyo uso era bastante peligroso en nuestra larga y angosta faja de tierra

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:06 p. m.

    ¿Vuelves a casa??? ¿xa quedarte? o piensas que la vida ha de llevar aún por otras sendas antes de aposentarte? Sea lo que sea...bienvenido de nuevo.

    Besicos

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4:59 p. m.

    buenas tardes, enhorabuena por ser feliz pues es lo maximo a lo que puede aspirar un ser humano. aprovecha el momento y disfruta que como bien sabes talvez no llegues a la jubilacion, o no tengas un gran trabajo, yo dentro de mis aspiraciones hay cabida para todo eso,y tambien soy feliz, aun que lo que nos une es ese gran sentimiento, la felicidad a menudo va unida de la libertad y una vida sin ataduras es fantastica, lo dificil es llenar esos momentos de soledad y veo que tu consigues llenarlos, sigue adelante, en tus manos esta seguir haciendonos disfrutar de tus aventuras. AUPA SAN FERMIN.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5:47 p. m.

    Hermano al leer tus palabras de cierre de un clclo me da una gran emocion ya que fui parte de esta gran aventura, y recuerda que fui el ultimo al quellamastes desde tu celular chileno jajajajja, acuerdate que aca en copiapo chile siempre habra un hermano esperandote con su familia( ahora tengo ya mi casa y mi señora) y lo mas importante aprtir de enero del 2008 habra un sobrino mochilero que apppppppppenas aparescas por aca te dira tio jotikassssssssssssssss
    jajaj y el cual te escuchara pacientemente de tus viajes


    un abrazo a la distacia

    claudi bandido_1 lopez
    anita atencio
    y bebe que viene en camino

    ResponderEliminar