-------------------- El Viajero ----------------

Nacido en Pamplona, capital del viejo Reyno de Navarra. Con 25 años, para algunos muy tarde para algunos muy pronto... decidí varias cosas: Me encontraba inmerso en un estilo de vida que no me satisfacía plenamente, ya que daba igual que tuviera 25 años o que tuviera 50, iba a seguir haciendo lo mismo, y con lo mismo para contar cada día. Así, que empaque la mochila ... y partí un día 6 de octubre de 2005 hacia Buenos Aires, donde empecé algo... que no se cuando acabará. Mi objetivo principal es VIVIR, y a la vez, sentirme vivo. Viajar... una forma de vida. No consiste en llegar a un lugar, sino disfrutar de cada segundo del camino, cada lugar, cada persona, cada grano de tierra, cada atardecer como si fuera el último y el más lindo... Y en eso consiste mi viaje, no llegar a ninguna parte... vivir viajando; al fin y al cabo, VIVIR. Y desde aquel momento, me considero la persona más feliz del mundo, con una riqueza inmaterial que nadie me puede quitar y nadie puede comprar, que no depende de nadie. Como una vez leí, las cosas verdaderamente buenas de la vida, no son cosas ni tienen valor. Aprendo, vivo y disfruto; entonces ¿por qué parar de viajar?
jotikass@gmail.com

viernes, marzo 10, 2006

No somos nada

Finalmente me fuí de Mendoza, enterándome por un cartel publicitario que quedan 8 millones y poco de segundos para que empiece el Mundial de fútbol de Alemania; y es que la pasión por el fútbol en este país rompe límites. Como también rompe límites la cantidad de colectivos (buses) que hay en esta ciudad. No había dicho nada hasta el momento, pero es increíble que montón de colectivos, y que amplio servicio. A veces pienso que si buscara, encontraría uno que me llevara a Pamplona, y es que hay para todos los lados!!!!
Poquito a poco, y tras un largo día llegué a San Rafael, donde un coche me llevó hasta la mismísima puerta de la casa de Juan y familia (Noelia, Flor, Franco y Margarita). Y qué decir de la alegría que da a uno volverse a encontrar con amigos. Y más aún, si te tratan tan bien. La verdad que daba pereza irse, porque pasé unos días maravillosos y muy entretenidos, conversando mucho con Noelia y aprendiendo de sus puntos de vista. Muy entretenido. Pero en mi cabeza rondaban varias cosas. Una, la posibilidad de viajar rápido hacia el fin del mundo a comprarme ahí la cámara de fotos (ya que es como Andorra, libre de impuestos), o pasar a Chile a comprarla (más barata que en Argentina) y de paso visitar a 8 navarricos que andan estudiando por Santiago de Chile. Como dije... siempre alegra encontrar gente conocida!!! Pero mi preocupación es llegar pronto a Ushuaia, ya que si ahora hace frío (verano), en mayo o junio... no quiero ni pensarlo!!!!
De San Rafael continué viajando, y fui a Malargüe. Por el camino, pude ver una extensa salina, que la vista no alcanzaba a ver el final. Y es que, en este país tooooodo es a lo grande!! Extensas tierras sin cultivar, en donde en teoría hay ganadería (vacuna, obvia), pero que al ser tan extensos los campos no se alcanzan a ver. A esta zona le llaman Pampa Amarilla, ya que es una extensísísísíma (como dice el Chavo) de color amarilla. Y llegué a Malargüe, donde el camionero que me llevaba, me dejó en la puerta del camping municipal (nuevamente en la puerta, jeje, que crack!!).
Y en Malargüe, la verdad no hay nada para hacer. 2 bares y 2 boliches, los cuales cierran la mitad los fines de semana porque hay peleas!!! pero entre semana están a tope. Cosas que pasan. Y por lo demás, lo interesante de este pueblito son los alrededores. El problema, que estamos en Marzo, y las excursiones y los autobuses... van bajando la oferta, ya que somos pocos los que seguimos viajando. Uno de los que viaja, es un chico alemán que conocí en el camping. LLeva 15 meses viajando con su 4x4, y ha decidido venderla y quedarse a vivir en este pueblo. ¡¡Qué gran tipo!! No hacía más que reirse. Y me contaba que él quería dejar de ser una oveja del rebaño de Berlín, así que metió su 4x4 en un barco rumbo a Buenos Aires y encontró la libertad que buscaba, decidiendo quedarse definitivamente en este lugar. Da que pensar... En el pueblo visité el Parque del Ayer (en el que se encuentran aquellas cosas que no cabían en el museo histórico del pueblo), y el Observatorio Pierre Auger, que en visita gratuita te muestran su trabajo, ya que es el observatorio más grande que estudia los rayos cósmicos ultraenergéticos que caen sobre la tierra. Interesante para pasar la tarde y aprender cosicas nuevas.
1.Laguna LLancanelo. 2.La Payunia. ¿Qué visité en Malargüe? Me hubiera gustado visitar la estación internacional de Ski de las Leñas, el pozo de las ánimas, el de la niña encantada, pero finalmente me fui en una excursión, porque de otra forma no se podía a visitar La Laguna de LLancanelo y la Payunia. ¿Qué es eso? La laguna es un lugar muy visitado por aficionados a los pájaros, ya que la variedad de aves es inmensa. Se ven cisnes, patos, garzas, ... y así muchísimas especies (en teoría!!). Y la contigua Payunia, es una extensa planicie de lava, con conos volcánicos (más de 800), destacándose el volcán Payún Matrú. Es curioso caminar sobre la Pampa Negra. Que si la amarilla era amarilla, es obvio que la negra... es negra, sí? Y caminando un poquito más, pude ver el desierto negro. Todo restos de piedritas muy livianas lanzadas por las erupciones de los volcanes hace ya 600 años. A todo esto, constantemente rodeados de Avestruces, Guanacos, ... y alguna otra especie, como mis compañeros de viaje!!! jaja. 2 parejas de Buenos Aires, con los que lo pasamos muy bien en el viaje, contando cuentos, historias,... y bueno, me sacaron muchas fotos (entre risas por mi "pérdida" de cámara), que cuando me las manden las pondré en el blog. Mientras, fotos sacadas de internet!! Es más, con ellos viajé al día siguiente, en su coche, a las Caverna de las Brujas, que es una cueva de la que solo se han explorado 5000 metros, muy linda por dentro, llena de estalagmitas y estalactitas (¿Cuáles con cuáles?).
Y ahí, sentado junto al cráter de un volcán, vino a mi cabeza un pensamiento ya meditado anteriormente. Viajando en avión de casa a Argentina, te das cuenta lo grande que es el mundo. Al ir por ejemplo a las cataratas de Iguazú, sentado frente a ellas y siendo salpicado por su agua, te das cuenta de la fuerza que tiene algo tan simple como el agua, y de que si te atrapa, eres un muñeco de trapo en ella. En el Aconcagua, sentado bajo su pared, te das cuenta, que por muy altos que seamos... somos una simple hormiga al lado de las construcciones de la naturaleza. Y lo mismo al sentir el glaciar; algo tan inmóvil, como masa de hielo, y que sea capaz de mover piedras que ni entre 100 humanos juntos podríamos. Y en este caso, sentado junto al cráter del volcán, viendo toda la lava que emanó en algún momento, rodeado por un desierto negro que transmite soledad, tristeza y muerte; uno se da cuenta que en cualquier momento la naturaleza revienta y vos no sos nada. Bueno sí, somos títeres al antojo de la naturaleza, y que jugamos a cortar las cuerdas que nos unen a ellas, jugando continuamente con el riesgo y haciéndola enfadar. Fue una sensación extraña, algo tan enorme, que dicen que está dormido (hasta el día que despierte); y yo, indefenso ante él.

3 comentarios:

  1. Anónimo6:51 a. m.

    Helena te escribe muy bien...Ahora te falta volver a por la camara y regresar a tu Argentina, donde TODO no es bueno, ni hay mala gente. Recuerda que en todos los sitios hay de todo, y tu al ser tan bueno, ves solo lo bueno. Mira a tu alrededor y alegrate de ser como eres, CAMPEON. Monton de besos

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, a veces no nos damos cuenta de lo insignificantes que llegamos a ser. Y, sin embargo, desde hace siglos, el hombre se cree el ombligo del universo...

    Disfruta de todos estos momentos y sigue compartiéndolos con nosotros ¡¡Pásalo bien Jotis!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Jotas, te acuerdas de mi, soy Alicia la chica chilena que estaba en casa de Edurne, espero que estes bien y que sigas disfrutando de tu viaje, yo por mi parte seguire estudiando.

    ResponderEliminar