-------------------- El Viajero ----------------

Nacido en Pamplona, capital del viejo Reyno de Navarra. Con 25 años, para algunos muy tarde para algunos muy pronto... decidí varias cosas: Me encontraba inmerso en un estilo de vida que no me satisfacía plenamente, ya que daba igual que tuviera 25 años o que tuviera 50, iba a seguir haciendo lo mismo, y con lo mismo para contar cada día. Así, que empaque la mochila ... y partí un día 6 de octubre de 2005 hacia Buenos Aires, donde empecé algo... que no se cuando acabará. Mi objetivo principal es VIVIR, y a la vez, sentirme vivo. Viajar... una forma de vida. No consiste en llegar a un lugar, sino disfrutar de cada segundo del camino, cada lugar, cada persona, cada grano de tierra, cada atardecer como si fuera el último y el más lindo... Y en eso consiste mi viaje, no llegar a ninguna parte... vivir viajando; al fin y al cabo, VIVIR. Y desde aquel momento, me considero la persona más feliz del mundo, con una riqueza inmaterial que nadie me puede quitar y nadie puede comprar, que no depende de nadie. Como una vez leí, las cosas verdaderamente buenas de la vida, no son cosas ni tienen valor. Aprendo, vivo y disfruto; entonces ¿por qué parar de viajar?
jotikass@gmail.com

sábado, marzo 04, 2006

"The show must go on"

Y sí, tal y como dice esa gran canción de Queen, el espectáculo debe continuar. Y tal y como dicen en las películas de militares yankees... caer mil veces, levantarse las mil.
Uspallata es un pueblo de 6000 habitantes, situado en el centro de un amplio valle del mismo nombre y rodeado de policromáticas montañas, algunas de ellas con nieve en su cima. Dicen, que el paisaje es muy similar al de la meseta del Tibet. No lo sé, pero puede ser, ya que rodaron acá la película "7 años en el Tibet", así que... Ellos te lo recuerdan al entrar a Uspallata con un cartel: "Bienvenido a Uspallata, un valle de película".
Por este valle transcurre el río Mendoza, un río proveniente de las agua de deshielo. Y bueno, la oferta para hacer rafting era muy amplia, y como tenía ganas... pues ahí me fui. 12 kms, con 5 guiris, en un río nivel 3. Enorme, grandioso, unos muy lindos rápidos. La disfruté como un niño. A diferencia del rafting en pirineos, acá lo gracioso no es caerse (aparte de que porque el agua está muy fría), sino que es todo un reto superarlo sin caerse. Además, los instructores se cubren mucho las espaldas, no metiéndose en zonas que podrían parecer más atractivas y difíciles a la ver. Pero bueno, estuvo muy bueno.
Al día siguiente viajé hacia un pueblito muy pequeño llamado Salto, cerca del embalse de Potrerillos. Mi intencion era hacer una cabalgata para visitar unas cascadas que había metidas en la montaña ahí cerca. Fuí, pregunté... y el problema era que solo la hacían a las 8 de la mañana, y eran las 2 del mediodía. Y bueh, el precio que eran 100... también influyó para decidir irme hacia Mendoza ciudad.
En ciudad, mi idea era estar tranquilo, y esperar a la fiesta de la vendimia que se celebraba el fin de semana. Para hacer tiempo, iba a ir a visitar alguna bodega y a hacer parapente. Sin embargo, la climatología lluviosa hizo que no se pudieran hacer tantas actividades como uno quisiera. Estuve por alguna bodega... pero no tengo las fotos (grrrr).Y sí, porque como ya dije, dejé la chaqueta en la silla y alguno anduvo listo y metió la mano en el bolsillo acertado.
Y bueh, hice muy mala leche, y todavía estoy un poco alicaído. El pendejo que la robó, seguramente la vaya a vender por 4 duros... y a mi me hace un gran fastidio. Si por mi fuera le pagaba 100 pesos para que me la devolviera... pero en una ciudad de más de 1 millón de personas, la acción se vuelve dificil. Intento mirar el lado positivo, y se que finalmente será esta visión la que triunfe. No perdí fotos, que eso si que es irremplazable. Además, al día siguiente del robo, ví un atropello ( y van 55 en mendoza en este año). El tipo, atropellado por un colectivo, tenía toda la pierna literalmente destrozada, aplastada. Me podía haber pasado a mi, romperme una pierna, un atropello... que me robaran la mochila entera (robaron 2 en el hostel), que se me rompiera la carpa, que me robaran la tarjeta de crédito, ... en fin. Consuelo de tontos, no?? Pero no me queda otra. Además, soy navarrico, y si los navarricos nos empeñamos en hacer algo... con càmara o sin ella... lo haremos, sí?
Ahora ando entablando conversación con toda la "mala gente" que hay por la plaza central, y comentándoles que quiero comprar una cámara digital... y a ver si conocen alquien que ande vendiendo alguna. Si me la consiguen, les digo que le doy propinica. Ayer mismo... estuve charlando 10 minutos con un niño que tendría 10 años, que me vino a pedir mate. Mientras le convidaba, le conté lo que buscaba, y que le daría plata... le dije a ver cuanta quería, y me dijo 5 pesos... Le dije que 5 mínimo, y se fue recontento. Eso sí, con la bolsa empapada en pegamento y sin dejar de respirarlo... que pena. Pero espero me consiga algo para hoy!!!
¿Y qué mejor para olvidar los problemas, que saltar en Parapente? Pues sí, eso hice. Un lindo salto de 20-25 minutos sobre la ciudad de Mendoza, viendo su gran extensión y todo lo árido de su alrededor. Tal y como me dijo un hombre, lo que se ve verde en Mendoza no es producto de la naturaleza, sino la mano del hombre. Me quedé con ganas de volver a saltar... así que no será la última vez.
A la noche del viernes, me volví a juntar con mis amigos del Aconcagua, Gaby y José, y nada nos dedicamos a dar una vuelta, a pasar por el casino (ruleta, blackjack, poker, dados... RAMOS, TE HUBIERA ENCANTADO!!!!). La verdad que bueno, y tampoco perdí tanto. Y luego fiesta...
Y bueno, llegó la fiesta de la vendimia. Qué consiste? EL viernes noche se hace un desfile con muchas carrozas de diferentes asociaciones, y luego una carroza de cada Reina (una por departamendo mendocino). Estas van regalando cosas que tiran: uva, olivas, vino, sandwiches... la verdad: una locura. Y al día siguiente, elección de la reina en un multitudinario acto en el anfiteatro griego que hay en el Parque. Las entradas carísimas, y al estar tan lejos... no lo ví. La nueva Reina: Andrea II, de Maipú. No era mi favorita!!! jaja
Aparte de eso, como hay mucha fiesta estos días (pero nada comparado con las fiestas tradicionales españolas), en la plaza italia había puestitos de gastronomía italiana; y en la plaza españa.... puestos con gastronomía tradicional española de las diferentes regiones. Lo que más se vendía era la paella, pero a un precio abusivo (creo yo). Así que me dediqué a comer tortilla de patatas y jugo de naranja en Valencia, un montadito de jamón en Andalucía, pan amb tomaca (cómo se escribe Babs??!!!), un tinto en la Rioja, un chorizo SIN PATXARÁN en Navarra, y de postre... natillas en Catalunya (más bien crema catalana...). No eran como las de mi vieja... pero bueh!! que le voy a hacer, estoy lejos!!! Aunque siendo el cumpleaños de mi padre (felicidades aita!!), seguro que habrá habido natillas... jooooooo, y yo sin natillas y sin cámara!!! jooooo
No hay fotos... por un tiempo!!! :(

1 comentario:

  1. Anónimo6:50 a. m.

    Enhorabuena, por fin el clima te permitió hacer parapente...aunque al no haber fotos...,jajaja! Y qué dices del montadito de jamon andaluz...andaluz es la sangria, el rebujito, el pescaito frito y esas berenjenas fritas con miel que probaste ya en alguna ocasión, o no! Un besote. Helena.

    ResponderEliminar