-------------------- El Viajero ----------------

Nacido en Pamplona, capital del viejo Reyno de Navarra. Con 25 años, para algunos muy tarde para algunos muy pronto... decidí varias cosas: Me encontraba inmerso en un estilo de vida que no me satisfacía plenamente, ya que daba igual que tuviera 25 años o que tuviera 50, iba a seguir haciendo lo mismo, y con lo mismo para contar cada día. Así, que empaque la mochila ... y partí un día 6 de octubre de 2005 hacia Buenos Aires, donde empecé algo... que no se cuando acabará. Mi objetivo principal es VIVIR, y a la vez, sentirme vivo. Viajar... una forma de vida. No consiste en llegar a un lugar, sino disfrutar de cada segundo del camino, cada lugar, cada persona, cada grano de tierra, cada atardecer como si fuera el último y el más lindo... Y en eso consiste mi viaje, no llegar a ninguna parte... vivir viajando; al fin y al cabo, VIVIR. Y desde aquel momento, me considero la persona más feliz del mundo, con una riqueza inmaterial que nadie me puede quitar y nadie puede comprar, que no depende de nadie. Como una vez leí, las cosas verdaderamente buenas de la vida, no son cosas ni tienen valor. Aprendo, vivo y disfruto; entonces ¿por qué parar de viajar?
jotikass@gmail.com

sábado, noviembre 03, 2007

Praga

Siguiendo las indicaciones que un amigo alemán me había dado, subí al tren hacia las afueras de Berlín, y llegué al lugar previsto con un cartel en la mano que decía Prague en un lado, y en el otro, Dresden, ciudad alemana a medio camino. Costó salir... y con el frío más aún... pero en estas me paró un camioncito de reparto. No iba a Dresden ni muchísimo menos, pero con su desconocimientod el inglés, y mi desconocimiento de alemán, conseguimos ponernos de acuerdo en que me dejase en un lugar mejor para seguir mi viaje.

Primer escollo salvado... había salido de Berlín. Y ahí estaba, abrigado hasta las cejas, con mi cartelito, en una estación de Servicio... Pero no estuve mucho, pronto paró un joven con un viejo coche. Se repitió la historia, él nada de inglés, y yo nada de alemán. Ya me habían advertido que en la antigua alemania del este no mucha gente habla inglés. Y bueno, lo comprobé; al igual que comprobé lo bueno que es Alemania para viajar a dedo. Conseguí entenderme con él... viajaríamos unos 100 kms, y me dejaría en la salida/entrada de la autopista, donde facilmente encontraría viaje, según él. Tenía razón. Me bajé, me puse, coloqué mi cartel y el primer coche paró. Un matrimonio de unos 45 años, se ofrecían a llevarme. Y SABÍAN INGLÉS!!!! Viajé con ellos casi dos horas, practicando inglés, y pasándolo realmente en grande. Encima, justo era su aniversario de bodas... y se iban a celebrarlo... a Dresden!!! Síii, mi destino!!!! y como estaba casi anocheciendo (es lo que tiene Europa del norte en invierno), y estaba lloviznando (idem de idem!!!); les pedí que me dejaran en la estación de tren, desde donde viajaría hacia Praga.

El paisaje desde el tren, hermosísimo. Montañas muy verdes, atravesadas por ríos, con lagos, casitas junto a los lagos... una pena que viajara en tren y sin poder detenerme en esos lugares, que es lo que más me gusta... Controles fronterizos, sin problemas debido a que la República Checa está "medio adentro" de la Unión Europea... y zas, llegué a Praga, ciudad en la que me esperaba Eva. Eva se ganaba la vida como profesora de piano. Y tal y como comprobaría en estos días en Praga... el dicho de que detrás de cada checo hay un música, es cierto. En todos los lugares buenísimos músicos tocando en la calle. Conciertos todos los días en todos los lugares posibles, óperas, conciertos, ... Incluso, al comenzar la ópera, salían dos trompetistas a la calle para avisar que el concierto iba a empezar entonando una canción que me recordaba a las justas de caballeros en la edad media (o por lo menos, a las películas en las que salen, ya que en la edad media... todavía no estuve!!! jeje)

Ahí estaban, Eva y su hermana Eliska. Tal y como me habían dicho, rubias. Pero en realidad, la gente en la República Checa no es rubia... definiría el aspecto típico (si es que hoy en día se puede definir algo típico de un lugar) como una persona de pelo muy muy muy negro, piel muy muy muy muy blanca, y ojos claros. Me recibieron, y tal y como esperaba, las dos hablaban inglés; y además, Eva, estaba aprendiendo español. Bárbaro, le dije, vas a tener que practicar estos días!!!! Y bueno, de bienvenida fuimos a un bar en el que habían quedado con unos amigos. Y ahí empecé a aprender checo. "pivo" para pedir cerveza... "nazdravi" para brindar... "nerozumin" para decir que no entiendo nada de nada de nada.... y estas tres palabras, las utilicé bastante. Luego había otra que era algo así como "promiñte" que no se si era gracias o por favor. Pero bueno, como andaba acompañado... no tuve problemas con el idioma. Eso sí, me fijé, tal y como me decía Eva, que la gente checa bebe muuuucho. Bebidas que acaban en su mayoría por "osvka": becherovka, tachiovka,... etc etc... Y claro, la típica cerveza checa, que te dan en vaso de medio litro, por algo más de medio euro y con una graduación de 12º... A todo esto, yo me encontraba con mi mochila en el bar, sin saber checo, venga beber, y sin una sola corona checa, ya que acá todavía no está el euro. Qué hacer?? no perderme, y eso que uno de sus amigos, Pavel, no dejaba de hablarme en checo; y tal y como todos solemos hacer, cuando le decía que no le entendía ("nerozumin"), me hablaba más despacio, como si entonces sí le fuera a entender.... la verdad que fué gran comienzo en Praga. Muy buena bienvenida.

Ese fin de semana, aprovechando que sus horarios de trabajo y estudios se lo permitían, me llevaron de turismo por la ciudad. Conociendo para empezar, el castillo (Hradcany). Reconstruído sobre un antiguo castillo por Carlos IV, y donde ahora vive el presidente de la República. Estaba en proceso de engalanamiento, ya que el día siguiente se celebraba el día de la independencia.... aunque la verdad, no noté ningún acontecimiento especial. Y el castillo era enorme!!!! Su cambio de guardia en la entrada, y en su interior Iglsias, criptas, callejones, prisiones, palacios.... Destaca el Callejon del Oro, en el que hay casitas minúsculas en las que antiguamente vivía los magos y alquimistas de la corte, de ahí su nombre.

Visitamos el Staré mesto (que es la ciudad vieja), en la que hay gran cantidad de comercios y edificios importantes: la Torre de la Pólvora, el Ayuntamiento, la Casa de la Campana.... y un Reloj astronómico, en el que cada hora desfilan unos muñequitos que representan a los 12 apóstoles, y se mueven unas figuras qeu representan la muerte, el miedo, la avaricia y la vanidad. Eso bien, pero lo que no conseguí fué que nadie me explicará como carajo se interpretaba ese reloj astronómico!!!!!!

Y dentro del Staré Mesto, lo más típico de Praga: El Puente Carlos (Karluv Most). Al volver me enteré que astrólogos y numerólogos determinaron que Carlos IV debía asistir al asentamiento de la piedra fundamental a las 5:31 AM del 9 de julio de 1357. Este preciso momento puede ser enunciado como 135797531, y conforma una secuencia capicúa de dígitos impares ascendentes y descendentes, que se encuentra grabada en la torre de la Ciudad Vieja. Ahí queda eso!!!! Entre eso de la fecha y el reloj astronómico....

Visité otras zonas de la ciudad, como el Barrio Judío (Josefov), donde está la sinagoga en funcionamiento más antigua de Europa (la Staronová Synagoga). No faltan tampoco los homenajes a las víctimas del holcausto, o el viejo cementerio judío, en el cual se pueden ver ma´s de 12.000 tumbas!!

Pero no todo es viejo, también está la Nove Mesto (ciudad nueva). Abarrotada de comercios, y haciendo olvidar el pasado comunista, llena de McDonalds (conté 4 en apenas 7 cuadras), y centros comerciales, y demás tiendas... En una de ellas paré y compré algo típico: la Absenta. Sí ese bebida que tomaban los poetas y artistas en París en la época esplendorosa del arte... pero la cual está prohibida en España (creo), debido a su alta graduación, 70º. No está mala para sabor (anisado), pero... al llegar al estómado, un calor te invade todo el cuerpo. Sin comentarios, el que quiera, le invito a un txupito en mi casa!!!

Y llegó el lunes. Mis anfitrionas trabajaban y estudiaban, así que llegó la prueba de fuego. Defenderme en un país en el que el idioma es desconocido para mí, y en el que no mucha gente habla inglés. Y encima, quería ir a visitar Karlstejn, un pueblito cercano con un hermoso castillo. Además, así salía de la ciudad, y disfrutaba de los lindos paisajes checos: sus montañas, ríos, casitas, tranquilidad, ... El checo, es facil de leer (tal y como comprobé cuando le leí el periódico a Eliska, que entendía lo que le decía), así que con mi chuleta... fuí a la estación. Y bárbaro, incluso conseguí comprar el pasaje de ida y vuelta!!!!!!!!

Antes hablé de la bebida... pero, y la comida?? También barata en comparación con España. Recuerdo que fuimos a cenar a un lugar, en el que nada más llegar pidieron "grog". Y yo... pues también. Luego ví lo que era: un vaso de agua caliente, como para infusión, y un txupito de ron. Se echa el ron al agua caliente, se le echa azúcar al gusto... y a recuperarse del frío de la calle. Curioso... Y tras pedir esto, luego uno, ya en calor, se pone a pensar que comer. Yo pedí Svícková, que venía a ser algo así como hígado troceado, con cebolla, y más cosas, que estaba muy muy rico, y debe ser algo típico por aquellos lugares. Y comí más cosas típicas y curiosas, pero que mi mala memoria con los nombres me impide recordar... Lo que si recuerdo, fué la alegría que sentí al entrar a un bar a pedir unas "pivos" y escuchar que tenían puesto un cd de Manu Chao!!!! Qué bueno, capaz yo era el único que entendía las letras!!!!

Y así acabó mi pequeño viajecito por Europa, pasando por Belgica, Holanda, Alemania y República Checa. Con ganas de haber conocido más lugares, pero no se puede todo;y menos aún cuando me han llamado para firmar una beca... para irme tres meses a Edimburgo, Escocia. Así que de vuelta a Pamplona, a firmar el papel, y a conocer a Irune, una más en la familia... quizás mochilera en un futuro.

Que vuelva a Pamplona, no significa que deje de viajar... porque la semana tiene 7 días, y yo muchas ganas de no parar...

1 comentario:

  1. Anónimo6:44 p. m.

    Ey Jotas!!!!!!!!!!!!!! que viajecin!!!!!! aca toda la familia envia un gran abrazo!!!!! buenas rutas de regreso y buenos sueños para un proximo viaje!!!
    Beso
    Guada

    ResponderEliminar