-------------------- El Viajero ----------------

Nacido en Pamplona, capital del viejo Reyno de Navarra. Con 25 años, para algunos muy tarde para algunos muy pronto... decidí varias cosas: Me encontraba inmerso en un estilo de vida que no me satisfacía plenamente, ya que daba igual que tuviera 25 años o que tuviera 50, iba a seguir haciendo lo mismo, y con lo mismo para contar cada día. Así, que empaque la mochila ... y partí un día 6 de octubre de 2005 hacia Buenos Aires, donde empecé algo... que no se cuando acabará. Mi objetivo principal es VIVIR, y a la vez, sentirme vivo. Viajar... una forma de vida. No consiste en llegar a un lugar, sino disfrutar de cada segundo del camino, cada lugar, cada persona, cada grano de tierra, cada atardecer como si fuera el último y el más lindo... Y en eso consiste mi viaje, no llegar a ninguna parte... vivir viajando; al fin y al cabo, VIVIR. Y desde aquel momento, me considero la persona más feliz del mundo, con una riqueza inmaterial que nadie me puede quitar y nadie puede comprar, que no depende de nadie. Como una vez leí, las cosas verdaderamente buenas de la vida, no son cosas ni tienen valor. Aprendo, vivo y disfruto; entonces ¿por qué parar de viajar?
jotikass@gmail.com

lunes, marzo 02, 2009

San Cristobal de las Casas, en Chiapas

Conocer Chiapas por el EZLN (Ejercito Zapatista de Liberación Nacional), es menospreciar esta increíble región. Está bien conocer que acá hay gran cantidad de indígenas que protestan para así llamar la atención del estado y del mundo sobre su olvidada situación, y así reclamar entre otras cosas, ser dueños de la tierra que trabajan. Pero olvidarse de todos los atractivos naturales y culturales de Chiapas... Desde sus cafetales y su costa en el pacífico, a sus cañones, cascadas, lagos, selva, ruinas mayas, poblados con una cultura riquísima... Aunque todavía retumbaban en mis oidos las historias de una chica canadiense que conocí en Oaxaca, y que había estado haciendo un voluntariado en una comunidad indígena en Chiapas. Al no haber agua embotellada para beber (ni donde comprarla)... junto con otras circunstancias, tenía unas bacterias o unos virus en el cuerpo, y además salmonela en la sangre; o sea, que estaba jodidilla. Y tras dos días con fiebre, el chamán había ido y le había dado unas hierbas, pero que no le habían ayudado; así que decidió "volver" a la civilización e ir directa al hospital.

En fin, que viniendo de Oaxaca, y tras pasar por Tuxtla, me siguiente parada fue el Cañón del Sumidero. Un cañón que recorrí en lancha, y desde que pude disfrutar de algún cocodrilo y sobre todo de las encrespadísimas paredes. Dicen que entre los 200 metros de profundidad y los 800 metros de altura en algún punto, por ahí se tiraban los indios Chiapas, escapando de la esclavitud a la que les querían someter los españoles; prefiriendo una muerte segura (niños, mujeres, hombre, ... todos), antes que vivir muertos. O esa forma rocosa y con musgo, que le llaman el árbol de navidad.

De ahí seguí a San Cristobal de las Casas, que le debe la segunda parte de su nombre al religioso Bartolomé de las Casas, que luchó por la justicia con los indígenas. En realidad no son màs que 40 minutos (ahora por autopista), y unos 80 kms; pero el cambio es brutal. Aparte de que se sube de los 400 metros a los 2000 y algo sobre el nivel del mar. San Cristobal, aunque tiene màs de 250.000 habitantes, sigue pareciendo un pueblo. Por supuesto, como toda ciudad mexicana, no faltan sus animados mercados, sus vendedores ambulantes, sus calles cuadriculares al estilo colonial español, sus numerosas iglesias y catedrales, ... Como curiosidad, en los cruces de calles que constantemente hay con el trazado cuadricular de calles, acà no siempre tiene preferencia el de la derecha (como habitualmente), sino que la ley dice: "ceda al peatòn y a un auto". O sea, que llegas... dejas pasar un auto, y el siguiente de dejarà pasar a ti... Y parece que funciona.

La ciudad... tiene su encanto. Mucho. Como digo ese ambiente de pueblo, mezclado con mucho bohemio, y mucho viajero, y mucho indìgena, le dan una riqueza suprema; a la par que una gran vida nocturna. Todos las noches música en vivo, locales abiertos hasta tarde; con mucho reggae y ska... para acabar con salsa (sí, reconozco y pido perdón por ello, una noche acabé bailando salsa por una hora... Qué va a ser de mí en este viaje?? Reggeaton ante 3000 personas, salsa por una hora y además pasándolo bien... Maldito Mezcal!!). O pequeños locales que hacen proyecciones de documentales (donde vi algunos, entre ellos uno sobre los Zapatistas); o locales gestionados por una cooperativa de productores de café, que buscan así un precio y trato justo, sin depender de empresarios... Y si la ciudad tiene su encanto, qué decir los alrededores. Intenté visitar algunos.

El primer día que pude me fuí a ver la Cascada del Chiflón, para muchos uno de los lugares más bonitos de Chiapas. La verdad, la cascada del Velo de la Novia, con más de 120 metros, era hermosa, así como otras cascadas más pequeñas, y el agua del río con un color turquesa que invitaba a bañarse... obvio. En esa visita, aproveché a ver unas grutas de por ahí, así como varios de los lagos que abundan en esta zona. Y a la vuelta hacia Chiapas... accidente de auto. Y mira que he viajado en autos "peligrosos" o en la parte de atrás de camionetas, o ... y nunca me pasa nada, pero para una vez que me pago un tour para visitar más rápido lugares de difícil acceso, un loco se pone a adelantar cuando no debe, y nos choca de frente a la furgoneta. En fin, menos mal que no acabamos ni en el riachuelo, ni contra el árbol. Cosas que pasan.

Tras esperar que alguien nos fuera a buscar, viajando hacia San Cristobal, control militar. Todos fuera, pasaportes, ... y es que el control militar en esta región es excesivo (tal y como dicen los indígenas), ya que más que controlar y proteger al pueblo; están atacándolo, tal y como reclaman los zapatistas.

Siguiente día fuí a visitar un lugar para el que no tengo palabras. Se llama San Juan de Chamula. Para empezar digamos que te advierten de que NO puedes tomar fotos a las personas, ni dentro de la Iglesia, y que puede que cobren para entrar al pueblo. Iba llegando... y la primera imagen ya me impactó. Como 20 mujeres (de los 0 a los 100 años), limpiando la ropa en el río, y además con sus trajes tradicionales. Nada de ir con una ropa cómoda o diferente a hacer sus labores, no. Uno puede pensar al verlas en el mercado que se ponen eso para vender más a los turistas o yo que se; pero no, les ves limpiando la ropa, barriendo, cocinando, o haciendo cualquier cosa siempre con sus trajes super-elaborados.

No me voy a liar a explicar como funciona la sociedad, pero ver como la gente gana todo lo que puede trabajando duro para anotarse en una lista y así convertirse en su día como uno de los jefes religiosos del poblado, gastando así en un año de continuas celebraciones religiosas más de 10.000 dólares... llama la atención. Consiguiendo el único beneficio del reconocimiento social tras su año de mandato. O como cada familia tiene su pequeño altar familiar, en el que honran a sus antepasados... y aveces otro más grande con la imagen de la Vírgen de Guadalupe o algún otro santo.

Y así, llegué a la Iglesia. Voy a buscar en internet, que capaz hay fotos; porque me gustaría reflejar la diferencia entre cualquier iglesia que yo haya visto antes, y la Iglesia de San Juan de Chamula. Entras, y ves que no hay bancos. De echo, todo el suelo está cubierto como con las alargadas hojas de pino (facilitando el resbalarse, por cierto). Ves que no hay un altar propiamente, si no que hay... como 20. Digamos que hay unos 8 a cada lado, y 3 en lo que sería el típico altar. En el centro, San Juan Bautista, el patrón de los borregos, el cual en este poblado no se come, solo se utiliza su lana (básica para sus ropas tejidas a mano), y se cuida como un ser humano. De echo, cuando se muere, se entierra. Y ni siquiera beben su leche, ya que éstos indígenas, como muchos en todo el mundo, tienen intolerancia a la lactosa. En fin, buena vida la del borrego en este pueblo. Siguiendo con la Iglesia, solo tiene ventanas a un lado, por lo que la iluminación no es muy grande, pero resulta que esa iluminación va hacia los santos que representan la vida, lo positivo, el día, la primavera, la fertilidad... quedando a oscuras esos santos más oscuros, de la muerte, ... Porque lo más importante es saber que aunque salgan los santos Cristianos, eso es pura fachada. Digamos que los Españoles se fueron contentos diciendo: "mira, ahora adoran a este santo nuestro"; y mientras ellos decían: "bueno, utilicemos ese trozo de madera que nos han dado diciendo que es un santo, para representar nuestro Dios de la Lluvia". O sea, que siguen el politeísmo maya "encubierto" en una iglesia cristiana. Y qué más? porque hay muchísimo.... Adentro, muchas velas, que según el color sirven para pedir salud, o trabajo, o si son negras para luchar contra un "mal de ojo". Muchas botellas de agua, que se supone dan pureza. Y muuuucho copal prendido, a modo de incienso, para purificar prendas de vestir, personas, ... El rito que hacen (a cada "santo"), tiene un procedimiento, y por ahí están también los chamanes; pero lo básico es que haya un sacrificio. Pero tampoco penséis que matan a alguien, NO, bueno, vimos como retorcían el cuello a una gallina. Un sacrificio puede ser hacerse un corte en el dedo, o llorar, o romper algo... todo eso son muertes, sacrificios. Y mientras, el chamán, intentando contactar con los dioses, a veces ayudado por un poco bastante de alcohol... Como decía Enrique Iglesias: "es una experiencia religiosa" y TOTALMENTE recomendable su visita... quizás lo más interesante que haya visto.

Tras el peazo párrafo que he escrito... no se que contaros. Para empezar, estas dos fotos del cementerio de Chamula, en donde en el mismo hoyo van enterrando a toda la fmialia, por eso hay tumbas que tienen 3, 4, 5 cruces... Y como curiosidad, no ponen la fecha de nacimiento, sino la de la muerte, ya que es la importante, la fecha en la que pasan al otro mundo para volver. Y bueno, ya en general (no solo de Chamula), comentar los 4 tipos de maiz que tienen por acá: blanco, amarillo, rojo y negro. O la cantidad de bebidas alcohólicas que crean, tipo Orujo. O la cantidad de trabajos artesanales que hacen. O la cantidad de idiomas diferentes que uno puede encontrar en los mercados, pero que "para hacer negocios" se unifican al español.

Y bueno, ahí lo dejo. Próxima parada Palenque... ya cerca de cruzar a Guatemala.

3 comentarios:

  1. Gran relato Jotas,como siempre.
    Que sigan las buenas rutas.

    HER.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:04 a. m.

    Hola José Javier, por casualidad encontré tu Bog quiero decirte lo impresionada que estoy y la admiración del valor que has tenido, te felicito, por hacer lo que muchos quisierámos y no nos atrevemos, vivo en Mérida, Yucatán, vi que estuviste por aquí, me gustaría muchísimo compartir experiencias, y me digas las vivencias que tuviste sobre México. Te admiro.

    ResponderEliminar
  3. hola hermano tengo planeado ir de mochilazo de oaxaca a chiapas quisiera que me dieras algunas recomendaciones y de ser posibles si es que cuentas con un mapa te dejo mi correo y gracias por el blog te has rifado...poncho_performance3@hotmail.com

    ResponderEliminar