-------------------- El Viajero ----------------

Nacido en Pamplona, capital del viejo Reyno de Navarra. Con 25 años, para algunos muy tarde para algunos muy pronto... decidí varias cosas: Me encontraba inmerso en un estilo de vida que no me satisfacía plenamente, ya que daba igual que tuviera 25 años o que tuviera 50, iba a seguir haciendo lo mismo, y con lo mismo para contar cada día. Así, que empaque la mochila ... y partí un día 6 de octubre de 2005 hacia Buenos Aires, donde empecé algo... que no se cuando acabará. Mi objetivo principal es VIVIR, y a la vez, sentirme vivo. Viajar... una forma de vida. No consiste en llegar a un lugar, sino disfrutar de cada segundo del camino, cada lugar, cada persona, cada grano de tierra, cada atardecer como si fuera el último y el más lindo... Y en eso consiste mi viaje, no llegar a ninguna parte... vivir viajando; al fin y al cabo, VIVIR. Y desde aquel momento, me considero la persona más feliz del mundo, con una riqueza inmaterial que nadie me puede quitar y nadie puede comprar, que no depende de nadie. Como una vez leí, las cosas verdaderamente buenas de la vida, no son cosas ni tienen valor. Aprendo, vivo y disfruto; entonces ¿por qué parar de viajar?
jotikass@gmail.com

martes, enero 12, 2010

De Chañar a la frontera con Bolivia

Pasé un par de días en Chañar, con Pablo y su familia, y entre otras cosas me tocó hacer un asado. Ya no servía la excusa de ser "gallego". Y bueno, lo hice... y se podía comer!! Sin embargo, había un problema, el camionero que iba a viajar a Bolivia desde este pueblo, todavía no sabía cuando lo iba a hacer y esto ya era un lunes a la noche. Así que Camila la vaska, una chica con la que iba a viajar hasta el norte argentino, y yo decidimos que saldríamos el martes a la mañana, y que si en el trayecto del día se enteraba de cuando saldría el camión, nos avisara y lo encontrábamos por el camino.

El martes al mediodía salimos a la ruta. Un sol abrasador, de los que pican. Y para colmo, nuestra primera parte de la ruta era por caminos secundarios, apenas transitados y como mucho, solo de pueblo en pueblo. Sin embargo, las esperas nunca fueron más largas de 20 minutos, y viajando (incluso en un Mercedes Compressor 220, molaaaaaaaa!!!!) llegamos a Marcos Juarez, ciudad por la que pasa la ruta 9 que llega hasta la frontera boliviana. Ya estábamos ahí!

Desde ahí varios aventones, sin apenas esperar, hasta subirnos a un camión que nos llevaría por más de 6 horas hasta Santiago del Estero, parando cada hora a meterse una raya de coca. Pero todo bien. Y donde nos dejó, eran ya las 12 de la noche pasadas. Sabíamos que eran pasadas porque ya habíamos visto a 3 reyes magos medio borrachos paseando a las 12 encima de una camioneta. El calor era terrible, así que decidimos cenar algo e intentar seguir un poco más lejos. Hablamos con un camionero que justo encendía el motor, y aceptó llevarnos hasta Pozo Hondo, una estación de servicio un par de horas más al norte. Y ahí llegamos como a las 4.

Nos tumbamos a dormir sobre un trozo de cemento, ya que tanto calor no invitaba a montar la tienda de campaña. Y viendo las estrellas sobre nosotros, nos dormimos. Aunque sin quitar el ojo a la enooooorme tormenta eléctrica que llevábamos viendo todo el día unos 200 kms detrás nuestra. Además, los contactos con celular, nos indicaban que la tormenta era muy grosa, y que había tirado mucha agua por Buenos Aires, luego Rosario, luego Córdoba... en fin, que nos iba siguiendo.

A las 5.30, el viento más fresquito nos despertó: la tormenta estaba casi encima. Así que buscamos rápido un camión y lo encontramos, nos llevaría casi hasta Salta. Eso sí, la tormenta que nos agarró fue de las que no se olvidan. No se veía ni a 10 metros de distancia por la lluvia!!!!

Llegamos a Salta la Linda, capital de la región de Salta en el norte argentino, donde aprovechamos a dormir en un camping, ducharnos tras 24 horas de viaje para hacer 1500 kms, y comer bien. Paseamos por la ciudad, y al día siguiente, seguimos rumbo hacia el norte, destino Purmamarca.

Pero en vez de irnos por la ruta transitada, nos fuimos por una ruta de montaña, en la que tuvimos la suerte que a los 5 minutos nos paró un coche con unos franceses que iban a ... Purmamarca. Perfecto!!!! Además eran recopados. Y las vistas de esta carretera... me recordaban más al País Vasco que a Argentina.


Y allí en Purmamarca, comenzaba nuestra ruta por la Quebrada de Humahuaca, ese lindo lugar que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Y visitamos diferentes pueblos, con gran cultura indígena, con sus construcciones de adobe, sus trajes típicos, y sus increíbles paisajes y cerros multicolores.

Así de Purmamarca fuimos a Maimará, con su curioso cementerio construído en un cerro, para seguir a Tilcara un par de horas más tarde. La ruta en esta zona era increíble, con paletas de pintor en los cerros... que las fotos son incapaces de presentar.

Tilcara se denominaría el Mar del Plata del norte, el Salou de la montaña, no se... un lugar llenísisisisisimo de mochileros, y que por lo tanto está muy caro. Pero bueno, la verdad la pasamos bárbaro, y aparte de visitar el antiguo Pukará en el que vivían los originiarios habitantes del lugar, salimos de fiesta a la noche buscando una de las típicas Peñas, donde tocan música folclórica: chamamé, chacarera, ... buenísimo!!! y la fiesta siguió... hasta que la policía quiso. Eso sí, tanto turismo... me hizo que escuchara la cancion del Humahuaqueño unas 20 veces!!!

Siguiente parada fué Humahuaca, tras pasar por el Trópico de Capricornio. En Humahuaca no queríamos parar, pero la ruta nos obligó debido a que salimos tarde y no pasaban coches hacia Iruya, nuestro destino final.

Y finalmente, llegamos a Iruya, donde era el encuentro de mochileros de Autostop, y donde nuevamente pude encontrarme con muchos amigos conocidos, y otros por conocer, donde nuevamente esas sensaciones de alegría infinita me quemaron por dentro, esa felicidad absoluta, en la que siempre hay alguien que te pasa un mate, una empanada, un vino, ... donde siempre hay alguien para charlar o para compartir el silencio, donde siempre hay una sonrisa, un fogón, una guitarra, ... y además el lugar, es espectacular, aunque solo pude estar un día, pero volveré, por supuesto.

1 comentario:

  1. Anónimo9:28 a. m.

    Aupa Jotas.Zu gustura ikusteak pozten nau.Argentinan zaude berriro eta ez dakit ze plan duzun, baina Entreriosera joaten bazara han, Concordian, dago Jose, lagun min bat eta bere familia.Haiek oso oso hondo artuko zaituzte handik pasatzen bazara.
    Ondo izan.
    Muxu handi bat Donostiatik.
    Patxi Urrestarazu

    ResponderEliminar