-------------------- El Viajero ----------------

Nacido en Pamplona, capital del viejo Reyno de Navarra. Con 25 años, para algunos muy tarde para algunos muy pronto... decidí varias cosas: Me encontraba inmerso en un estilo de vida que no me satisfacía plenamente, ya que daba igual que tuviera 25 años o que tuviera 50, iba a seguir haciendo lo mismo, y con lo mismo para contar cada día. Así, que empaque la mochila ... y partí un día 6 de octubre de 2005 hacia Buenos Aires, donde empecé algo... que no se cuando acabará. Mi objetivo principal es VIVIR, y a la vez, sentirme vivo. Viajar... una forma de vida. No consiste en llegar a un lugar, sino disfrutar de cada segundo del camino, cada lugar, cada persona, cada grano de tierra, cada atardecer como si fuera el último y el más lindo... Y en eso consiste mi viaje, no llegar a ninguna parte... vivir viajando; al fin y al cabo, VIVIR. Y desde aquel momento, me considero la persona más feliz del mundo, con una riqueza inmaterial que nadie me puede quitar y nadie puede comprar, que no depende de nadie. Como una vez leí, las cosas verdaderamente buenas de la vida, no son cosas ni tienen valor. Aprendo, vivo y disfruto; entonces ¿por qué parar de viajar?
jotikass@gmail.com

jueves, febrero 11, 2010

De Lima, rumbo al norte...

Lima, la gran ciudad, esa que muchos odian por lo grande y peligrosa, pero que a mi me gustó bastante. Llegué solo un viernes, y tras conseguir alojamiento por el centro me junté con una amiga de Lima que había vivido en mi Pamplona natal. Así, comencé a pasear por el centro viendo la Plaza de Armas, el Palacio de Gobierno, el antiguo monumento a Pizarro convertido en una fuente del Orgullo de Ser Peruano, la catedral, la plaza de San Martín, .... me pareció lindísimo, y en ningún momento tuve la sensación de inseguridad, y eso que volví caminando solo al hostal.

El sábado me levanté tare, pero un gringo que estaba en mi habitación seguí durmiendo. Eso no es raro, lo raro es que cuando llegué al hostal 20 horas antes, ya estaba durmiendo, con su botella de ron y su jugo de naranja, y un vaso a medias. Ahí seguía... con menos ron en la botella. Increíble.

Pasé el día visitando el Museo Nacional y otros lugares de interés, para acabar pasando un tiempo en el Parque de las Exposiciones, donde se celebraba la fiesta del Pisco Sour. Así que tras unos piscos, unos anticuchos (trozos de corazón de res ensartados en un pincho, aderezados y cocinados en la parrilla), y escuchar un poco de Huayno (música típica), volví al hostal, donde tenía un mensaje de Fer y Vir, ya estaban en Lima!!

Tal y como se temían, en cuanto los encontrara les iba a proponer plan para salir, ya que era sábado. Y yo, tenía plan donde elegir. Un amigo me había invitado a una fiesta en un departamento; pero por otro lado, Jesil me había dicho para ir a pasar la fiesta del Pisco Sour allá en Barranco, un municipio muy lindo de Lima. Así que como preferíamos salir a conocer antes que encerrarnos en una casa, fuimos para allá. Cenamos anticuchos (otra vez), picarones, para luego beber pisco sour en la fiesta, y acabar con una botella de pisco con sprite en la playa. Lo más curioso fue para volver. Nos subimos en un bus urbano, en el que había televisión y ponían una película!! Imaginaos lo grande de esta ciudad!!!

El lunes nos iríamos a Huaraz, así que aproveché para ver otros lugares, como el barrio chino, el mercado, un desfile carnavalero, hacer algun compra, y visitar dos cosas muy interesantes del centro de Lima. El Edificio de la Inquisición, donde tantas atrocidades se cometieron, con torturas y demás... Y luego, visitando unas catacumbas que están bajo la plaza, en la que se encuentran los cuerpo de más de 10.000 personas... y muchos de esos huesos a la vista. Un tanto tétrico... pero espectacular.  lo más curioso, semejante edificio, como otros de la ciudad, fue construído a Cal y Canto, o sea, a base de cantos rodados, cal, arena... y CLARA DE HUEVO. A saber cuantas gallinas tuvieron que colaborar en semejante construcciones.  Qué pobres...

Llegamos a Huaraz a las 4am, tras un día viajando a dedo desde Lima en el que incluso viajamos con la policía de carreteras. Esta ciudad, la más importante cerca de la Cordillera Blanca que alberga al gran Nevado Huascarán (con unos 6800 msnm), es también la más fea de la zona, pero nosotros no lo sabíamos, así que nos alojamos ahí. Estuvimos un día visitando los alrededores; lugares como Yungay y todo lo que sucedió con el terremoto y el posterior alud del 1970, en el que murieron miles de personas sepultadas por esa avalancha que vino desde la cordillera... Visitamos también otros lugares como la hermosa laguna de Llanganuco a los pies del Nevado, pueblitos como Caraz, ... La verdad que entran ganas de volver para hacer algún trekking por la zona, que parece hermosa.

Para salir de Huaraz, decidimos ir por la ruta del Cañón de los Patos. Muy linda, pero sin tránsito apenas, por lo que tuvimos que pagar un bus. La ruta... espectacular. A un lado el cerro de varios cientos de metros de altura, luego la carretera en la que justamente pasan el bus y una moto, y luego el río con aguas bravas. En fin, más de 10 horas de viaje, varios pinchazos, un cristal roto, ...y un tramo que lo tuvimos que hacer caminando porque el agua se había llevado parte de la carretera, y no era seguro que el autobús pudiera pasar por ahí, así que por si acaso... todos abajo!!! (lo pasó!).

Dormimos en Trujillo bajo un diluvio. A la mañana siguiente, la ciudad era un caos. Muy preparados para los terremotos, pero sin una alcantarilla para el agua, así que todo encharcado, paredes de adobe que se iban desgastando, escuelas cerradas por inundación así como los museos, ...y Chan Chan, unas enormes ruinas echas de adobe y que no tienen que envidiar a Machu Pichu cerradas. Así que fuimos a visitar la Huaca del Sol y la Luna, que todavía se conservaban un poco debido a que tienen partes cubiertas, y luego a la playa de Huanchaco, a ver sus famosos caballos de totora flotar en el mar entre surfistas mientras nos comíamos un cebiche (mmmmmm!).

Próximo destino... carnaval de Cajamarca...

2 comentarios:

  1. Anónimo6:27 a. m.

    Te lo pasas pipa...aunque sea pasado por agua. Disfruta, y haznos disfrutar con tus escritos. SUERTE

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:58 p. m.

    Qué mamúa el gringo!! Qué bueno saber que se viaja a dedo por Perú. Vamos bajando números en los presupuestos!

    Abrazos.

    Fa y re.

    ResponderEliminar