-------------------- El Viajero ----------------

Nacido en Pamplona, capital del viejo Reyno de Navarra. Con 25 años, para algunos muy tarde para algunos muy pronto... decidí varias cosas: Me encontraba inmerso en un estilo de vida que no me satisfacía plenamente, ya que daba igual que tuviera 25 años o que tuviera 50, iba a seguir haciendo lo mismo, y con lo mismo para contar cada día. Así, que empaque la mochila ... y partí un día 6 de octubre de 2005 hacia Buenos Aires, donde empecé algo... que no se cuando acabará. Mi objetivo principal es VIVIR, y a la vez, sentirme vivo. Viajar... una forma de vida. No consiste en llegar a un lugar, sino disfrutar de cada segundo del camino, cada lugar, cada persona, cada grano de tierra, cada atardecer como si fuera el último y el más lindo... Y en eso consiste mi viaje, no llegar a ninguna parte... vivir viajando; al fin y al cabo, VIVIR. Y desde aquel momento, me considero la persona más feliz del mundo, con una riqueza inmaterial que nadie me puede quitar y nadie puede comprar, que no depende de nadie. Como una vez leí, las cosas verdaderamente buenas de la vida, no son cosas ni tienen valor. Aprendo, vivo y disfruto; entonces ¿por qué parar de viajar?
jotikass@gmail.com

sábado, febrero 26, 2011

Delta del Mekong, de hamaca en hamaca

Durante los dias que estuvimos en Ho Chi Minh City, llegamos a tener una rutina alimentaria. Tras levantarnos con el sol y el comienzo del ajetreo callejero, bajabamos a la puerta del hotel en la que una se;ora con varias decenas de pi;as nos vendia una pi;a peladita y dividida en cuatro, por apenas 30 centimos de euro, para luego caminar un poco a la esquina, y por medio euro comer un bocadillo de tortilla y beber un rico cafe con hielos. Lo del cafe, como contare en este capitulo... es una maravilla en Vietnam, fuerte, rico, con sabor, aroma...y a mi que no me suele gustar tomarlo con hielos, en este pais lo agradezco para asi suavizarlo un poco y enfriarlo (hace muuusha calor). Tras aprovechar los dias visitando, o haciendo cosas, o regateando precios de motos, al final de la tarde volvemos a la zona "turistica" para comernos un plato de "pho" que es la tipiquisima y super comun sopa de noodles (fideos) con todo aquello que le quieran echar. Como nos solemos quedar con hambre, mas tarde acabamos en el puesto de la esquina comiendo bocadillos de varias cosas, que entre verduras y carnes, tampoco sabemos a ciencia cierta que son, pero son baratos, ricos... y LLEVAN PAN!!!! Es algo que extra;amos mucho viajando, y aca parece ser algo normal. El tema es que tras varios dias ya nos conocen en los comercios a los que solemos ir.

Tambien estamos intentando aprender algo de vietnamita, para defendernos. Por lo menos preguntar cuanto es, los numeros, ... y poco mas. Aunque se puede leer, ya que a diferencia del tailandes o chino, utilizan nuestros simbolos, la entonacion sigue siendo super complicada. Y es que, la misma palabra, por ejemplo ma, tiene 6 entonaciones diferentes, significando cada una cosas totalmente diferentes. Y luego se rien diciendo que nosotros hablamos cantando!!!!!!!

Y aprovechamos cualquier contacto local para usarlo. De echo, el dia que fuimos a los tuneles de Cuchi, tras ver como la gente gastaba dinerales en el campo de tiro (cada cartucho un dolar, y en las fotos se ven miles de cartuchos usados) imaginandose matar gringos o quizas vietnamitas, el tour en el que ibamos fue a un restaurante a almorzar. Angel y yo, comenzamos a mirar por los alrededores buscando algo para comer mas barato que el tipico restaurante al que te llevan, y caminando por la acera un tipo nos agarro de la mano y nos metio a su casa, en la que celebraban el a;o nuevo vietnamita, el Tet. Iban medio borrachos el y sus 3 hermanos, y sus mujeres se reian, mientras nos sacaban algo para comer. La conversacion no fue muy muy muy fluida, pero nos echamos unas risas, y sobre todo disfrutamos de su generosidad, aunque con el aguardiente de arroz se les iba un poco la mano en generosidad y ya Angel se escaqueaba de beber los txupitos del licor. La guia, aparecio de repente como loca buscandonos y se rio al ver que con nuestras dos palabras de vietnamita y nuestro libro vietnamita-espa;ol estabamos ahi conversando con esta gente. Fue muy bueno.

Otras anecdotas que nos pasaron fue un dia que nos fuimos de paseo, en el que todo el mundo nos miraba. Ok, Angel tiene tez morena y aca son todos muy blanquitos, y yo soy alto cuando aca son mas bien altura media. Pero... en estas nos dimos cuenta que nos miraban las piernas. Que seria??? Vimos que yo llevaba los pies negros, de las chancletas y el polvo del camino, y que quizas nos miraban eso... pero no. Descubrimos que me miraban el pantalon medio hippie que llevaba. Y nos reiamos. Porque nos miraban sin disimulo, hasta te se;alaban. De todas formas, Angel y yo seguiamos sin entender como se fijaban tanto en mi ropa y les parecia tan extra;o mi pantalon, cuando las mujeres aca van en pijama!!!!! Si, como en Laos, van en pijama por la calle, aunque dicen que eso no es su pijama.

En fin, el tema fue que salimos de Ho Chi Minh City con destino al sur. Y para nuestra sorpresa no tuvimos ningun tipo de problema para encontrar las calles y las rutas adecuadas. Asi que, por la transitadisima ruta 1 que recorre el pais de norte a sur, nos dirijiamos hacia el Delta del Mekong. La ruta... una locura. Camiones, buses, y muchisimas motos, todos tocando el claxon en una autovia de dos carriles en cada sentido, que se convierten en uno al cruzar los numerosos puentes que superan canales o rios, y que provocan atascos; lo mismo que en cada pueblo que esta junto a la carretera. Y es que los pueblos son lineales, cosntruidos a los lados de la carretera, super largos, y con el mercado en la ruta, lo que provoca un quilombo.... de mil pares. Y nosotros sin claxon para abrirnos camino, pero bueno... poquito a poco, ibamos avanzando.

Si, poco a poco, porque da igual tengas una moto muy buena o una muy mala, un cochazo o una bici. La velocidad media de todos es unos 50 kilometros por hora. Pero lo que si, el culo se nos estaba destrozando del sillin de la moto. Pero para esto descubrimos el invento que tienen esta gente. Y es que resulta que el vietnamita tiene mucha aficion a tomar cafe, y a estar todo el dia tirado. Esto junto con el cansancio fisico y mental (el estress de conducir es increible), ha hecho que la ruta este continuamente salpicada de cafeterias, en las que hay sillas... y muchas hamacas. Asi que Angel y yo, mas por mi culpa y mi aficion por el cafe que por la de Angel, ibamos paranado cada ratito a tomar un cafe o un guarapo (jugo de ca;a, tambien muy tipico por aca), mientras echabamos una cabezadita en las hamacas. Asi que cada cafe... era una hora de parada. Me imagino a los camareros de mi bar si cada vez que alguien pide un cafe se queda ahi tirado una hora echando una cabezada... lo sacan a trompadas.

El tema fue que llegamos a Cai Be, donde queriamos ver el mercado flotante, pero tras un madrugon increible, vimos que no habia mucho movimiento y que no merecia mucho la pena el pagar una lancha. Asi que volvimos a agarrar la moto, y de nuevo de hamaca en hamaca fuimos avanzando para acabar en Can Tho, una ciudad con mas vidilla, mas grande, y que de vagos, compramos un tour para ver todo lo que queriamos ver en barco seguido y sin quebraderos de cabeza.

Y ahi nos fuimos, a ver un par de mercados flotantes... estos de verdad. Con grandes barcos que traen mucha mercancia de otros lugares del delta, y que cuelgan del palo alto la mercancia que venden, por ejemplo, una pi;a, o melones, o ropa... y asi el que quiere comprar se acerca con su barquita y compra lo que quiere. La verdad muy guapo y para nada saturado de turistas, a los que quitando un par de vendedores de bebidas tampoco nos daban mucha bola.  Vimos arrozales, una fabrica de papel de arroz, ... y bueno, vuelta para Can Tho.

Al dia siguiente, tocaba paliza en la moto. Entre arrozales que nos fascinaban con su colorido verde, cada uno de un tipo diferente, atravesando cientos de puentes (cual sera el presupuesto de Vietnam para carreteras?? incontables la cantidad de puentes que hay, y es que el delta del Mekong... es un gran delta!!!), viendo los trajes tradicionales en las chicas cuando van a las escuelas, subiendonos a ferries para cruzar rios con la moto en los que los locales nos miraban como si fueramos un circo con las mochilas, viendo que mucha gente en vez de tener huertas tienen una piscina natural con peces y se dedican a cultivar peces para pescarlos y venderlos sin tener que salir al rio a pescarlos..... y muchas mas cosas que ahora seguro se me pasan por alto, pero sobre todo, de hamaca en hamaca fuimos viajando hacia el norte, para atravesar Ho Chi Minh y dirigirnos a la monta;a, direccion Dalat., a la que llaman la Paris de Vietnam.

Pero surgio el primer inconveniente mecanico con las motos, y es que rompi la cadena. Y sufrimos el primer golpe, y es que el tipo nos cobro unos 8 euros por arreglarla... y ahora, unos cuantos dias despues, sabemos que nos la metio. Ya que eso vale siquiera 2 euros. Pero bueno, ahi aprendimos... y esperamos no vuelva a pasar.  De momento, tambien hay que decir que hemos pasado unos cuantos controles policiales, y todavia no nos pidieron nada... sera porque vamos tan tapaditos que no ven que somos turistas?? aunque segun Angel mi 1,85m en la moto no pasan desapercibidos. Esperemos no haya que empezar con sobornos...

La ruta siguio sin complicaciones, y cuando abandonamos la siempre saturada ruta 1 para desviarnos hacia Dalat, la cosa se tranquilizo. Tanto, que decidimos comenzar nuestra verdadera aventura, acampando.  Asi junto a un motel de carretera llamado Mimosa, nos metimos en una plantacion de eucalipto que utilizan para sacar la savia. Escogimos un lugarcito apartado de la carretera, y tras irnos al pueblo a cenar por 20.000 cuando la mujer nos pedia 30.000 por ser turistas, volvimos a nuestro lugarcito, hermoso.  Y todo iba muy bien, hasta que a las 3 de la ma;ana Angel me despierta y vemos que vienen unas 15 luces por el bosque. Parecia una redada, y nosotros ahi. Vendrian a por nosotros?? Nos costo darnos cuenta lo que hacian, y era que iban haciando "pinchazos" al arbol para que sacara sabia que recogian en unos cuencos. Sin embargo no era muy comodo dormir rodeado de gente que no estabamos seguros si nos habian visto, ni tampoco si no les importaria que durmieramos ahi. No dijeron nada, hasta que dos vigilantes llegaron con su moto a nuestra carpa, dijeron algo en vietnamita (que obviamente no entendimos), y cuando Angel saco la cabeza fuera de la carpa, viendo que eramos extranjeros hicieron gestos como de que no habia problema. Asi que media vuelta... y a dormir. Que ya casi estaba amaneciendo.


Mas fotos sobre Vietnam...
Vietnam

1 comentario:

  1. Anónimo6:50 a. m.

    Hola majo! aquí tus padres y hermana vamos a celebrar tu cumple por todo lo alto, y por supuesto buena comida!!!
    feliz año y cuidate.
    Besikos!!!

    ResponderEliminar